Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido un hombre vinculado a la masacre de los 17 mineros en Tumeremo

El ministro venezolano del Interior y Justicia, Gustavo González López, ha confirmado este sábado la detención de un hombre relacionado con la masacre que tuvo lugar en Tumeremo, donde 17 mineros fueron ejecutados a principios de mes, y ha asegurado que la razón de las ejecuciones está relacionada con rencillas entre bandas paramilitares que se disputaban el control, tanto político como económico, de la zona minera.
El detenido es Francisco Carache, alias 'Goliat', quien, según González, se dedicaba a reclutar a personas para trabajar en las minas, según ha informado la venezolana Telesur. Su detención tuvo lugar en el Zulia, después de trasladarse por aire desde Bolívar.
González también ha anunciado la detención de tres de los cuatro colaboradores del 'Topo', el prófugo Hamilton Andrés Ulloa Suárez, supuesto líder de una banda armada de la zona y presunto responsable de los hechos. Estos han sido identificados como Luis Rueda --éste, sobrino de una mujer ya detenida en relación al caso-- y Carlos y Manuel Balaguera.
El ministro ha explicado que las ejecuciones fueron causa de las diferencias existentes entre las distintas organizaciones de la zona, relacionadas con las extorsiones aplicadas a los compradores de oro en el estado de Bolívar. Al parecer, la banda de 'Topo' contaba con 18 sicarios.
Los 17 mineros habían desaparecido a principios de este mes cuando viajaban a un yacimiento de oro informal en el municipio de Sifontes, en el estado de Bolívar y cerca de la frontera con Brasil. El 4 de marzo, el 'Topo' organizó una operación de asalto y les hicieron una emboscada.
"En este espacio, los paramilitares ejecutaron planificadamente un perfil de selección de las víctimas, que incluía artesanos mineros y comerciantes de oro como un primer grupo, y el otro grupo, para mantener una cuota de rehenes exigida a quienes organizaron la masacre", ha explicado el ministro.
De este grupo, dos fueron liberados, uno de ellos ahora protegido en calidad de testigo y el otro, cuya identidad aún no ha trascendido. González ha explicado que algunos miembros del segundo grupo fueron ejecutados y que a los que sobrevivieron se les obligó a trasladar los cadáveres a un camión, que luego los llevó hasta la zona donde fueron enterrados.
EJECUTADOS CON DISPAROS
La fiscal general, Luisa Ortega Díaz, informó esta semana de que los cuerpos exhumados estaban enterrados en una zona boscosa a 30 kilómetros de la localidad de Tumeremo y que no presentaban mutilaciones como se había afirmado en las primeras informaciones que salieron a la luz.
"Todos fueron ejecutados con heridas producidas por el paso de un proyectil disparado con arma de fuego, 16 en la región cefálica y solo uno en la región torácica", dijo Díaz en una rueda de prensa desde Sifontes, desde donde descartó que hubiera más víctimas de la masacre desaparecidas.
La región donde ocurrió la masacre es rica en oro, entre otros minerales, y grupos irregulares armados controlan muchas localidades de la zona.