Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidos un líder y otro miembro de Los Caballeros Templarios en Michoacán

El obispo de Apatzingán critica al Gobierno por desarmar a los grupos de defensa antes que a "la máquina que mata"
Las fuerzas federales han detenido este miércoles en el estado de Michoacán, en el sur de México, a un presunto líder del cártel de Los Caballeros Templarios, Joaquín Negrete, alias 'El Allegretti', así como a otro integrante de este grupo, según ha anunciado el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Monte Alejandro Rubido García.
En rueda de prensa en Morelia, la capital estatal, Rubido ha indicado que 'El Allegretti' fue detenido en el municipio de Los Reyes y portaba un arma larga y cargadores en el momento del arresto.
Según el responsable, al detenido se vincula con el homicidio de cuatro personas en Tepalcatepec en junio pasado y de siete policías, además de ser el presunto responsable de los delitos de homicidio y de tenencia de armas de uso exclusivo del Ejército.
Por otra parte, Rubido ha indicado que también efectivos del Ejército han detenido en las últimas horas en Uruapan a otro presunto miembro de Los Caballeros Templarios, identificado como Jorge Fabián Quesada Andrade. El detenido circulaba en un vehículo robado y portaba un arma corta, dos cargadores para arma larga AR15 y 20 cartuchos para escopeta, según informa 'Milenio'.
Durante esta misma rueda de prensa, el responsable también ha anunciado que las fuerzas federales han tomado el control de la seguridad y vigilancia en la zona sur del estado de Michoacán, en especial en la región de Tierra Caliente, la zona en la que habían comenzado a operar grupos de autodefensa ante el incremento de la presencia de Los Caballeros Templarios.
Según ha explicado, se ha procedido a desmantelar la dirección de seguridad pública de Apatzingán --considerada la principal plaza fuerte de Los Caballeros Templarios-- y sus 156 elementos fueron desarmados y trasladados a instalaciones militares en Tlaxcala, para ser sometidos a procesos de evaluación. Los grupos de autodefensa habían acusado a las fuerzas de seguridad locales de actuar en connivencia con el cártel.
CRÍTICAS DEL OBISPO DE APATZINGÁN
Entretanto, el obispo de Apatzingán, Miguel Ángel Patiño Velázquez, ha criticado este miércoles al Gobierno, un día después de que éste enviara a las fuerzas federales a Michoacan para restablecer la seguridad, por haber optado primero por desarmar a los grupos de autodefensa en lugar de a la "máquina que asesina", en referencia al crimen organizado.
"El pueblo está exigiendo al Gobierno que primero agarren y desarmen al crimen organizado. El Ejército y el Gobierno han caído en el descrédito por que en lugar de perseguir a los criminales han agredido a las personas que se defienden de ellos. ¿No han comprendido que nos encontramos en un estado de necesidad?", ha manifestado en un comunicado, recogido por 'Proceso'.
En este sentido, ha lamentado que "en lugar de buscar a los criminales que dañan a la comunidad, el Ejército mexicano, por órdenes superiores fue a desarmar a las autodefensas". En opinión del obispo, "ni los políticos ni el Gobierno dan muestras de querer solucionar el problema de Tierra Caliente".
Según Patiño Velázquez, Apatzingán está "hundida en el miedo y la zozobra". Por ello, "les pedimos a los políticos, al Gobierno y al secretario de Gobernación que den a los pueblos de nuestra región signos claros de que en realidad quieren parar a la máquina que asesina". "La gente espera una acción más eficaz del Estado en contra de los que están provocando este caos", ha remachado.