Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detienen a Jones Tamayo, un exjefe de Inteligencia de la dictadura acusado de secuestros masivos

El exjefe del Servicio de Inteligencia en la ciudad argentina de Jujuy Juan Carlos Jones Tamayo, uno de los responsables de los secuestros masivos durante la última dictadura argentina en 'La noche del apagón', ha sido detenido en Buenos Aires este lunes.
La agrupación de familiares de desaparecidos en la dictadura HIJOS y la Asociación Jujeña de Expresos Políticos han confirmado la captura de Jones Tamayo, quien se encontraba prófugo de la Justicia desde hacía más de tres años y por cuyo paradero el Ministerio de Justicia había ofrecido 100.000 pesos (11.000 dólares).
Eva Arroyo, perteneciente a HIJOS, ha informado de que el exmilitar ha sido detenido "por personal de la Policía Federal" y ha indicado que "lo más probable es que este jueves sea trasladado a la provincia de Jujuy para ser indagado", según ha informado Radio Nacional de Argentina.
Jones Tamayo aparece como secuestrador o verdugo en la mayoría de los testimonios de supervivientes de las torturas y los asesinatos perpetrados en Jujuy por los militares. "Era la ficha que faltaba en el rompecabezas de los crímenes de lesa humanidad en Jujuy, es un personaje muy nefasto, de los más crueles de la represión en esta provincia", ha indicado la integrante de la asociación Madres y familiares de desaparecidos de Jujuy.
El exmilitar fue un capitán del Ejército responsable de los crímenes de lesa humanidad cometidos en 'La noche del apagón' de 1975, cuando el régimen apagó las luces de una fábrica para poder secuestrar a unas 400 personas entre estudiantes, sindicalistas y militantes políticos.
Algunos supervivientes de 'La Noche del Apagón' señalaron a Jones Tamayo como uno de los militares que recibía a las víctimas en el centro clandestino de detención conocido como Guerrero. Raúl Bartoletti, un psicólogo víctima de aquel operativo, declaró que el exmilitar le golpeó con un látigo de hilos de acero a modo de bienvenida. "Así se recibe aquí", contó que le decía.
También se le atribuyen crímenes de lesa humanidad a un grupo de mineros, a miembros del Partido Comunista; y la desaparición forzada de dirigentes sindicales, entre otros crímenes, según ha informado 'Página 12'.