Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detienen al jefe de una banda de narcos mexicanos involucrada en 900 asesinatos

Óscar Osvaldo García Montoya, alias "El Compayito", presunto líder de la organización La Mano con Ojos, quien confesó haber participado en 300 homicidios y ordenado 600 más. Foto Mileniotelecinco.es
Las fuerzas de seguridad de México han detenido a Óscar 'El Compayito' Osvaldo García Montoya, líder de la organización delictiva 'La Mano con Ojos',que operaba en la capital mexicana. El arrestado era uno de los sicarios más buscados del país y está vinculado con 900 ejecuciones.
La Procuraduría General del estado de México informó que la detención tuvo lugar en la madrugada del jueves (mañana en España) en Tlalpan (Ciudad de México), donde se refugiaba. Osvaldo fue jefe de sicarios para los hermanos Beltrán Leyva y para Edgar Espinoza Villarreal, apodado 'La Barbie'.

El detenido fue adiestrado en Guatemala para matar y fue miembro de la Marina, de la Policía Ministerial de Baja California Sur y la policía municipal en su natal Sinaloa.
El sicario era conocido por decapitar a sus enemigos y a todo aquel que incumpliera sus órdenes o no estuviera de su lado.
Según el fiscal Alfredo Castillo Cervantes, este detenido admite haber participado en la ejecución de unas 300 personas y de haber ordenado la muerte de otras 600.
Osvaldo, originario del estado de Sinaloa, ingresó en 2002 en el cártel de los Beltrán Leyva y llegó a ser escolta principal de uno de ellos, Arturo 'El Barbas'. Antes había formado parte de la Marina y había sido entrenado en Guatemala con el cuerpo militar de élite de los Kaibiles.
Después de esta trayectoria criminal creó su propia organización caracterizada por la extrema violencia que ejercía en contra de sus víctimas.

La Fiscalía estatal va a pedir al Gobierno federal que lo interne en una prisión de máxima seguridad.