Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente del Senado mantiene vivo el 'impeachment' contra Rousseff

El presidente del Senado mantiene vivo el 'impeachment' contra RousseffReuters

El presidente del Senado de Brasil, Renan Calheiros, ha rechazado la orden de su homólogo de la Cámara de Diputados, Waldir Maranhão, de devolver el 'impeachment' contra Dilma Rousseff a la cámara baja por "vicios" en las votaciones, manteniendo así el ritmo del proceso de juicio político contra la presidenta brasileña.

Calheiros ha calificado de "absolutamente intempestiva" la decisión de Maranhão. "Aceptar este juego en la democracia sería comprometerme personalmente en un retraso del proceso, y no corresponde al presidente del Senado decidir si el proceso es justo o injusto", ha esgrimido.
De esta forma Calheiros ha desestimado el intento de la Cámara Baja de recuperar el 'impeachment' para celebrar una nueva votación en la que se decida sobre continuidad, lo que brindaría una segunda oportunidad a Rousseff tras el ajustado resultado de la primera ronda.
Así las cosas, el calendario del 'impeachment' sigue según lo previsto, de modo que el próximo miércoles arrancará la votación en el pleno del Senado para decidir --con una mayoría simple de al menos 41 de los 81 senadores-- si abre un juicio político contra Rousseff por irregularidades contables.
En este escenario, Rousseff quedaría cesada temporalmente y su vicepresidente, Michel Temer --también amenazado por un 'impeachment' por autorizar créditos públicos sin el consentimiento del Congreso--, asumiría el cargo de forma interina.
Tras una investigación de un máximo de 180 días, se celebraría un juicio político en el Senado dirigido por el presidente del Tribunal Supremo. Si dos tercios de los senadores (54), habiendo un quórum de 42, respaldan la destitución, ésta será definitiva.