Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite el ministro de Sanidad rumano en medio de un escándalo por el uso de desinfectantes ineficaces

El ministro de Sanidad de Rumanía, Patriciu Achimas-Cadariu, ha presentado este lunes su dimisión en medio del escándalo sobre el uso de desinfectantes ineficaces por parte del sistema sanitario público, cartera de la que se hará cargo el primer ministro, Dacian Ciolos, de manera interina.
Según un comunicado del Gobierno enviado a la agencia rumana AgerPress, "el primer ministro ha acordado con el presidente, Klaus Iohannis, hacerse cargo del liderazgo interino del Ministerio de Sanidad para coordinar directamente y asegurarse de la continuidad de las medidas necesarias en el sector sanitario".
Achimas-Cadariu ha presentado su dimisión aludiendo a ciertas diferencias con el Gobierno, y en particular con el primer ministro, en la manera en que ha gestionado la conocida como 'crisis de los desinfectantes', una crisis que estalló tras la retirada de un biocida que había sido declarado inaceptable para su uso, según indica el diario 'Romania Journal'.
En su comunicado, el Gobierno sostiene que se ha celebrado una primera reunión del grupo de trabajo del primer ministro para diseñar un plan de acción en el sistema sanitario. Este grupo contribuirá, según el Ejecutivo, al diseño de "medidas a corto y medio plazo para mejorar la seguridad en el sector médico a través de un mecanismo de consulta 'ad hoc'".
Según el comunicado, los participantes en esta reunión han asegurado que es "el momento de llevar la situación real del sector sanitario a debate público" y de "buscar soluciones a los problemas que se han ignorado durante años y que han empeorado y socavado la confianza en la capacidad del sistema sanitario" rumano.
La semana pasada, la prensa rumana sacó a la luz que un producto biocida, fabricado por la compañía Hexi Pharma, utilizaba concentraciones de hasta diez veces menor de lo necesario, en comparación con lo mencionado en las etiquetas de los productos. Esto supuso un riesgo para los pacientes que estaban recibiendo tratamiento en los hospitales que utilizaban estos desinfectantes.