Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimiten 75 miembros del partido del Gobierno ante el temor de que Compaore quiera perpetuarse en el poder

Setenta y cinco integrantes del gobernante Congreso para la Democracia y el Progreso han presentado este lunes su dimisión en reacción a los rumores de que el presidente Blaise Compaore podría lanzar una iniciativa para modificar la constitución con el objetivo de permanecer en el poder más allá de su mandato estipulado.
Los dimisionarios, entre los que se incluye un antiguo líder de filas y un expresidente del Parlamento, acusaron al presidente de aplastar cualquier amago de disensión interna y de resquebrajar la unidad del partido aprovechando la mayoría obtenida en las elecciones parlamentarias de finales del año pasado.
"Esto se ha convertido en un club de viejos", denunciaron los políticos en su misiva de despedida, en la que advierieron de que la falta de democracia en el seno del partido amenaza al país entero.
El grupo denuncia así "las repetidas violaciones de los textos fundamentales del partido", así como "la militarización de sus órganos y organismos" y "los métodos de gestión de Compaoré, "basados en la exclusión, la traición, la intriga y la hipocresía, que han vaciado a la plataforma de su contenido original y de los sobresalientes logros obtenidos con gran esfuerzo por sus activistas", según la nota recogida por el diario burkinés 'Sidwaya'.
"Estamos siendo testigos de los intentos de imponer una 'pinza' en el Senado y de revisar la Constitución con el fin de hacer saltar la cerradura de la Presidencia y los límites del mandato en un contexto donde los integrantes del partido están profundamente divididos", añadió la nota.
Fuentes cercanas al colectivo informaron de que el grupo de dimisionarios tiene intención de anunciar en los próximos días la formación de un partido de oposición al presidente Compaore, en el poder desde 1987, tras un golpe de estado.