Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimitri Medvédev gana las Elecciones en Rusia

Abogado de 42 años y ex profesor de Derecho Romano, Dimitri Medvédev tiene mucho en común con Putin. Ambos se graduaron en Derecho en la Universidad de San Petersburgo y trabajaron juntos en el Ayuntamiento de la segunda ciudad rusa entre 1990 y 1996. En 1999, Putin, ya al frente del Gobierno, le llamó a Moscú para encabezar el aparato administrativo del Gabinete de Ministros, cargo clave en el Ejecutivo ruso. Desde 2000, preside el consorcio Gazprom, el mayor consorcio mundial de gas y principal palanca de la agresiva política energética del Kremlin en el mundo.
El profundo pragmatismo es el rasgo que todos, superiores y subalternos, destacan en Medvédev. Sus comentarios acerca de la "imperiosa necesidad" de implantar la libertad en Rusia han despertado ciertas esperanzas entre los liberales más crédulos. "La libertad es mejor que la falta de libertad. La libertad en todas sus manifestaciones: personal, económica y de expresión", proclamó durante su campaña.
Sin embargo, en abierta disonancia con su discurso liberal y sus llamamientos a la modernización, el ‘delfín de Putin’ ha descartado reformas en el sistema político presidencialista que margina a la oposición y reduce las funciones del Legislativo a la mera aprobación de las leyes elaboradas por el Kremlin.
Mejorar la situación de los jubilados
También aboga el aumento de las pensiones. Aunque insiste en el imperativo de la "responsabilidad individual" del ciudadano o, dicho de otra forma, aboga por acabar con el tradicional paternalismo que ha caracterizado en la URSS y en Rusia las relaciones del Estado y el ciudadano. La corrupción es, para él, "la más grave enfermedad" que aqueja a la sociedad rusa y pretende lanzar todo un plan de lucha contra este mal, pero, sobre todo, quiere combatir "el flagrante desprecio de la ley", que él define como "nihilismo jurídico".
Primer presidente afable
La imagen de ‘buen chico’ que no ha roto nunca un plato de Medvédev contrasta con la de los otros dos presidentes de la historia de la Federación Rusa: el judoca y ex agente del KGB de Putin, y el difunto Boris Yeltsin, el "terminator" del comunismo y conocido por su afición a la bebida.
Entre sus "vicios", él sólo confiesa internet y el rock duro, especialmente del grupo británico Deep Purple -"Smoke on the water" es su canción preferida- con cuyos integrantes se fotografió recientemente en el Kremlin.
No fue bautizado en la fe ortodoxa hasta 1989, cuando las reformas del último dirigente soviético, Mijaíl Gorbachov, le quitaron todo riesgo a la práctica religiosa.
AGE