Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Doce muertos, diez de ellos policías, en dos atentados suicidas en Afganistán

Al menos diez policías y dos civiles murieron, y otras treinta personas resultaron heridas hoy en dos atentados suicidas, uno perpetrado en el sur y otro en el oeste de Afganistán, informó a Efe una fuente oficial.
El ataque más grave tuvo lugar en la capital de la meridional provincia de Helmand, Lashkar Gah, cuando un suicida enfundado en un uniforme policial se hizo estallar en la comisaría central de la ciudad, según un portavoz policial, Raouf Ahmadi.
El atentado acabó con la vida de nueve policías y dos civiles, e hirió a otras 28 personas, según la fuente.
Las agentes afectados por la explosión formaban parte de una unidad responsable de la lucha contra el narcotráfico e iban a participar en una operación de erradicación del cultivo de adormidera, clave en la producción de opio.
Afganistán produce un 92 por ciento del cultivo mundial de opio, que según los expertos sirve para financiar las operaciones armadas de los insurgentes talibanes en su lucha contra las tropas internacionales y el Gobierno afgano.
En Helmand, donde según un informe de la ONU de 2008 se hallan dos tercios de las hectáreas de cultivo en Afganistán, murieron cuatro civiles el pasado 10 de marzo en un atentado en principio dirigido contra las fuerzas afganas dedicadas a la lucha antidroga.
Además, un policía murió hoy y otras dos personas resultaron heridas en un segundo atentado registrado contra otra comisaría en el distrito de Delaram, situado en la provincia occidental de Farah, dijo a Efe el portavoz policial.
El agresor lanzó una granada de mano contra el agente fallecido, pero fue alcanzado por los disparos y muerto al intentar entrar en la comisaría, lo que causó la detonación de los explosivos que llevaba consigo.