Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Draghi "toma nota" de la sentencia del Constitucional alemán que avala el programa de compra de bonos de 2012

El presidente del Banco Central Europeo (BCE) ha afirmado que "toma nota" de la sentencia del Tribunal Constitucional de Alemania que ha avalado este martes el programa de compra ilimitada de bonos soberano, conocido como OMT y anunciado por la institución monetaria en 2012.
"Déjenme empezar diciendo que el BCE toma nota de la sentencia del Tribunal Federal Constitucional de Alemania. Este juicio confirma la opinión del Tribunal de Justicia de la UE, que concluía que el programa OMT es compatible con la legislación de la UE y está dentro de nuestro mandato", ha destacado al comienzo de su intervención ante la Comisión de Asuntos Monetarios y Económicos de la Eurocámara.
El político ha defendido además que este programa de compra de bonos "ha preservado la singularidad de la política monetaria de la eurozona" y ha apuntado que el BCE siempre ha entendido que está dentro de su mandato, que es "mantener la estabilidad de precios".
La sentencia del tribunal alemán ha rechazado los recursos presentados en contra del programa OMT al considerar que no excede "manifiestamente" el mandato del BCE y no "deteriora" la responsabilidad presupuestaria del Parlamento Federal Alemán (Bundestag).
Así, el Tribunal Constitucional de Alemania ha indicado que el plan de compra ilimitada de bonos, que nunca ha llegado a aplicarse, es compatible con la legislación comunitaria.
No obstante, fue el mismo tribunal alemán el que, en febrero de 2014, remitió al Tribunal de Justicia de la UE (TUE) las cuestiones referidas al OMT para que determinase si "existían importantes razones para asumir que excedía el mandato en política monetaria del BCE".
Finalmente, el TUE se pronunció a favor del OMT, pero un grupo de 35.000 personas, entre ellos políticos y académicos, pidieron al Tribunal Constitucional alemán que lo anulara, entendiendo que constituía una forma de financiación ilegal en contra de la ley alemana.