Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dubai confirma un mes de cárcel para la pareja británica detenida por besarse en público

Ayman Nayafi y Charlotte Lewis Adams deberán cumplir condena de un mes en prisión. Foto: Facebooktelecinco.es
El Tribunal de Apelaciones del emirato de Dubai rechazó la petición de derogar la pena de cárcel de un mes para Ayman Nayafi y Charlotte Lewis Adams, condenados por besarse en público. De acuerdo con la justicia de Dubai, tendrán que cumplir un mes de prisión, abonar una multa de 280 dólares y abandonar el país para no volver, a menos que vuelvan a apelar la sentencia ante otra instancia superior. La pareja sigue clamando su inocencia y aseguran que sólo se besaron en la mejilla, a modo de saludo, cuando fueron denunciados por una ciudadana en un restaurante de la ciudad.
"Nos besamos en la mejilla como saludo, nada más", dijo al juez Najafi Aysar Fouad.
La pareja fue arrestada en noviembre y dio positivo en las pruebas de alcohol. Aunque han admitdo haberse besado en la mejilla, ambos han negado completamente cualquier intención de violar la ley. Si bien en enero el tribunal los liberó previo pago de una multa, ahora rechaza la apelación contra la pena de cárcel de un mes y, si no recurren la sentencia, deberán pasar un mes en una prisión del país, abonar una multa de 280 dólares y abandonar el lugar.
Ayman Najafi y Charlotte Adams fueron detenidos cuando la Policía recibió el aviso por la llamada de una mujer que, sentada en una mesa cercana junto a sus hijos, afirmaba que los niños se habían visto perturbados por las señales de afecto de esa pareja.
"Mi hija me dijo que los acusados se estaban besando en la boca", dijo, y aseguró que después, ella y otros testigos, vieron cómo se tocaban y besaban en el restaurante. La pareja británica se declara inocente. IM