Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU y la ASEAN resaltan la importancia de reducir la tensión en el Mar de China Meridional

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha asegurado este martes que tanto él como los líderes de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) han resaltado la importancia de reducir las tensiones en el Mar de China Meridional.
El mandatario ha indicado durante una rueda de prensa que durante la reunión, tanto Estados Unidos como el bloque regional, "han reafirmado su firme compromiso con un orden regional en el que las normas internacionales y los derechos de todas las naciones, grandes y pequeñas, sean respetados".
Así, ha reclamado que se suspendan futuras reclamaciones de tierras, en aparente referencia a los intentos de China sobre varias islas en disputa en la región, según ha informado la emisora estadounidense Voice of America.
Obama, que abandona el cargo en 2017, ha puesto el foco de su política internacional en Asia durante su Presidencia, por lo que esta cumbre es vista como un paso más en su legado.
En el comunicado conjunto publicado tras la cumbre de dos días celebrada en California, los estados participantes han resaltado "el respeto mutuo a la soberanía, integridad territorial, igualdad e independencia política de todas las naciones".
Asimismo, han destacado "la importancia de la prosperidad compartida" y han mostrado "el compromiso compartido para resolver pacíficamente las disputas (...) sin recurrir a la amenaza del uso de la fuerza".
Por último, han expresado su compromiso de "mantener la paz, la seguridad y la estabilidad en la región, garantizando la seguridad marítima, incluyendo los derechos de navegación y sobrevuelo, así como otros usos legales del mar".
Poco después del fin de la cumbre, el Gobierno de Taiwán ha confirmado que China ha desplegado un sistema avanzado de misiles tierra-aire en una de las islas disputadas del Mar de China Meridional, sin dar más detalles al respecto.
"Las partes interesadas deben trabajar juntas para mantener la paz y la estabilidad en el Mar de China Meridional y evitar cualquier medida unilateral que incremente las tensiones", ha dicho el portavoz del Ministerio de Defensa, David Lo.
Horas antes, la cadena de televisión estadounidense Fox News había informado sobre el despliegue, citando imágenes satelitales que muestran dos baterías de ocho lanzadores de misiles tierra-aire y un sistema de radar en la Isla Woody --cuya soberanía también reclaman Taiwán y Vietnam--, parte de la cadena de las Islas Paracelso.
El portavoz del Pentágono Bill Urban ha rechazado comentar temas relacionados con información de Inteligencia, si bien ha recalcado que Washington "sigue estos asuntos muy de cerca".
Funcionarios estadounidenses han confirmado la veracidad de las fotografías y han indicado que las imágenes parecen mostrar un sistema de defensa antiaérea HQ-9, que tiene un rango de 200 kilómetros y representaría una amenaza para cualquier aeronave, civil o militar, que vuelve cerca.
China reclama la soberanía de la mayor parte del Mar de China Meridional y ha aumentado significativamente la extensión de un grupo de islotes que solo afloran con baja mar con la intención de apoderarse de las aguas que los rodean y los recursos naturales que albergan.