Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU, Alemania, Francia, Reino Unido e Italia muestran su preocupación por la situación en Libia

Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido e Italia han mostrado en un comunicado conjunto su preocupación por la situación en Libia, que ha sufrido un empeoramiento de la violencia y enfrentamientos en las últimas semanas.
En su comunicado, publicado por el Departamento de Estado estadounidense, los cinco países han condenado "firmemente" la violencia del país y han llamado al cese "inmediato" de las hostilidades.
Decenas de personas han muerto durante los últimos días en Benghazi, como resultado de los enfrentamientos entre milicias islamistas, entre las que se incluye Anshar al Sharia, y las tropas leales al Gobierno y al exgeneral Jalifa Haftar, que comenzaron una ofensiva el miércoles para recuperar terreno en la ciudad.
Además de la situación en Benghazi, el control del Gobierno en el país se ha visto mermado por la toma de la capital, Trípoli, por un grupo armado aliado a la ciudad occidental de Misrata, que ha establecido un gobierno paralelo y reinstaurado el antiguo parlamento, conocido como Congreso General Nacional.
El Gobierno reconocido internacionalmente y la recién elegida Cámara de Representantes se han trasladado a la ciudad de Tobruk, cerca de la frontera oriental con Egipto.
Estados Unidos y los cuatro países europeos han advertido de que la lucha de Libia por la libertad "está en peligro" y que varios grupos terroristas internacionales podrían utilizar el país como refugio.
Por otro lado, los cinco países han mostrado también su "preocupación" por los ataques liderados por las tropas leales al exgeneral Jalifa Haftar, que ha lanzado varias ofensivas para tratar de recuperar el terreno perdido frente a Ansar al Sharia y otros grupos islamistas.
"Consideramos que los desafíos de seguridad de Libia y la lucha contra organizaciones terroristas solo pueden ser sostenibles si son dirigidas por unas Fuerzas Armadas regulares bajo el control de una autoridad central", han indicado.
Además, han advertido de que en un futuro se podrían aprobar sanciones individuales "contra aquellos que amenacen la paz, estabilidad o seguridad de Libia, u obstruya o debilite el proceso político".