Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU reconoce el envío de jóvenes a Cuba para "promover la democracia" bajo la cobertura de programas sanitarios

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha reconocido este lunes haber enviado a jóvenes estadounidenses a Cuba para promover "prácticas democratizadoras" en Cuba bajo la cobertura de programas sanitarios y civiles.
La portavoz del Departamento, Jennifer Psaki, ha defendido el programa afirmando que el Congreso había sido informado y que el mismo "permitía a los cubanos acceder a más información y fortalecer la sociedad civil".
"Estas misiones daban un apoyo a la sociedad civil al tiempo que tenían como segundo beneficio satisfacer los deseos que han expresado los cubanos para conseguir información y entrenamiento sobre la prevención ante el VIH", ha argumentado.
"Hay programas en el mundo orientados a desarrollar una sociedad civil más vibrante y capaz, consistente con los programas mundiales de promoción de la democracia. Y obviamente este programa estaba en línea con eso", ha agregado Psaki.
Las palabras de Psaki han llegado en respuesta a las múltiples preguntas formuladas durante la rueda de prensa diaria que da el Departamento tras la publicación de las informaciones sobre la existencia del programa encubierto por parte de la agencia estadounidense de noticias AP.
"El Congreso es consciente de nuestros esfuerzos para promover a la sociedad civil en países en los que la gente no tiene el beneficio de contar con una sociedad abierta, tal y como pasa en Cuba", ha señalado.
"La USAID tiene un largo historial de apoyo a la democracia y los Derechos Humanos. Hay lugares donde estos programas, incluyendo los que se desarrollan en Cuba, operan de forma discreta para garantizar la seguridad de los involucrados", ha manifestado.
En este sentido, ha defendido que "no se trató de un programa encubierto", sino de uno "en el que las cosas se hacen de forma discreta para proteger la seguridad de las personas involucradas".
RECHAZA LAS SUSPICACIAS DE CUBA
Psaki ha dejado sin responder las preguntas formuladas por los periodistas sobre si el objetivo del programa era provocar un cambio de régimen en la isla. Así, después de que un periodista le recordara que había dicho que un programa sanitario organizado de forma secreta por la USAID en Cuba tenía propósitos políticos no declarados, ha dado marcha atrás afirmando "no haber dicho eso".
Así, ante las preguntas de un periodista sobre si este tipo de programas no justifican las suspicacias de La Habana hacia la intervención de las agencias estadounidenses en el país, Psaki ha subrayado que "los hechos sobre los que el programa está centrado son inconsistentes con esa visión", a pesar de que parte de sus declaraciones contradicen esta misma afirmación.
Por otra parte, no ha querido responder a las preguntas sobre los efectos adversos que este tipo de programas encubiertos pudieran tener lugar sobre las misiones médicas reales, al levantar sospechas sobre sus verdaderos objetivos.
Así, ha sido puesto como ejemplo el caso de Pakistán, donde múltiples trabajadores sanitarios han sido asesinados y varias campañas de vacunación han sido bloqueadas después de que la CIA usara una de estas campañas para localizar y matar al líder de la organización terrorista Al Qaeda, Usama bin Laden.
"No vincularía ambas cosas. La misión de prevención sobre el VIH era parte de un intento más amplio de trabajar con la gente sobre cosas que les importan, siendo independientes del Gobierno. Era un ejemplo entre muchos. Había limpiezas comunitarias, actividades culturales, plantación de árboles", ha enumerado, entre otros proyectos con finalidad política desarrollados en la isla.
Por último, ha restado importancia a las afirmaciones vertidas por la agencia AP sobre la insuficiente preparación de los jóvenes seleccionados para llevar a cabo estas tareas, subrayando que "había garantías de que los protocolos de seguridad estaban en marcha".