Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU bombardea las posiciones del Estado Islámico en los alrededores de Erbil y la presa de Mosul

El Ejército de Estados Unidos ha bombardeado este miércoles las posiciones del grupo extremista suní Estado Islámico en los alrededores de la localidad iraquí de Erbil, capital de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí, y de la presa de Mosul, según ha informado la emisora Voice of America.
El Comando Central de Estados Unidos (CENTCOM) ha detallado que las fuerzas estadounidenses han ejecutado tres bombardeos utilizando aviones no tripulados, en respaldo a las operaciones de las fuerzas de seguridad iraquíes.
"Los bombardeos han sido llevados a cabo bajo la autoridad de apoyar las operaciones de las fuerzas iraquíes y kurdas, así como para proteger la infraestructura crítica, al personal e instalaciones de Estados Unidos, y apoyar los esfuerzos humanitarios", ha indicado.
Por último, el CENTCOM ha manifestado en su comunicado que, desde el 8 de agosto, el Ejército estadounidense ha llevado a cabo un total de 101 bombardeos en distintos puntos del país árabe.
La presa de Mosul es de importancia estratégica ya que su destrucción anegaría la ciudad de Mosul, la segunda más poblada de Irak y la crecida alcanzaría incluso Bagdad.
El Estado Islámico --anteriormente Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)-- proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.
Desde entonces, ha lanzado numerosas campañas de venganza contra la comunidad chií y otras comunidades minoritarias de las zonas que controla, como la cristiana y la yazidí, ejecutando a miles de personas y destruyendo numerosos lugares de culto.