Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU imputa a la viuda de un alto cargo del Estado Islámico por la muerte de Kayla Mueller

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha imputado a la viuda del alto cargo del grupo yihadista Estado Islámico Abu Sayyaf por el secuestro y asesinato de la cooperante estadounidense Kayla Mueller.

En su comunicado, ha detallado que Nisrin Assad Ibrahim Bahar, alias 'Umm Sayyaf', de 25 años de edad, ha sido acusada de conspirar para asesinar a Mueller en febrero de 2015. La cooperante fue secuestrada en 2013 en la ciudad siria de Alepo.
"Los cargos presentados hoy contemplan que 'Umm Sayyaf' y otros conspiraron para dar apoyo material al Estado Islámico, conspiración que resultó en la muerte de Kayla Jean Mueller", ha dicho el vicefiscal general John P. Carlin.
Asimismo, ha recordado que 'Umm Sayyaf' se encuentra bajo custodia de las autoridades iraquíes, agregando que Washington ayudará en el procesamiento y juicio contra ella "para que rinda cuentas por sus crímenes".
Los fiscales estadounidenses aseguran que 'Umm Sayyaf' mantuvo a Mueller bajo custodia y permitió que fuera violada en numerosas ocasiones por el líder de la organización yihadista, Abu Bakr al Baghdadi.
Fuentes de Inteligencia estadounidense indicaron en 2015 que Al Baghdadi llevó personalmente a la trabajadora de ayuda humanitaria secuestrada a la casa de Abu Sayyaf, quien estaba a cargo de los ingresos del grupo yihadista derivados del petróleo y del gas.
Abu Sayyaf murió en una redada realizada en Siria por las fuerzas estadounidenses que se saldó además con la detención de 'Umm Sayyaf'.
El Estado Islámico confirmó la muerte de Mueller a principios de febrero del año pasado. Según informó el grupo, la cooperante perdió la vida por un bombardeo de la aviación jordana, que colabora junto a Estados Unidos en la coalición militar creada para combatir la formación yihadista.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, negó esas informaciones, culpó a los terroristas de la muerte y dijo que Mueller, que se sirvió de las "libertades" para mejorar la vida de otras personas, ha dejado un "legado" que perdura e "inspira" a quienes "luchan, cada uno a su manera, por lo que es justo y decente".