Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU respalda a Masum tras las acusaciones de Al Maliki contra el presidente por violar la Constitución

El vicesecretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos de Oriente Próximo, Brett McGurk, ha expresado este domingo su apoyo al presidente de Irak, Fuad Masum, tras las acusaciones vertidas contra él por el primer ministro del país, Nuri al Maliki, por violar la Constitución.
"Apoyo total al presidente de Irak Fuad Masum como garante de la Constitución y a un candidato (a primer ministro) que pueda lograr un consenso nacional", ha dicho, a través de su cuenta oficial en la red social Twitter.
Las palabras de McGurk han llegado poco después de que Al Maliki acusara al presidente de violar la Constitución por aplazar hasta en dos ocasiones la fecha límite para pedir al primer ministro la formación de un nuevo Gobierno, según ha hecho saber en un discurso sorpresa pronunciado esta noche y recogido por la cadena panárabe Al Yazira.
Al Maliki ha anunciado además que tiene intención de presentarse de nuevo a un tercer mandato para revalidar el cargo como jefe de Gobierno a pesar de la negativa de diversas fuerzas políticas y del escepticismo de Estados Unidos sobre su capacidad para unificar el país.
A finales de julio, el primer ministro hizo un llamamiento a los partidos políticos del país para que superen sus diferencias y trabajen para formar lo antes posible el nuevo Gobierno.
El llamamiento de Al Maliki llegó en medio de los intentos de los partidos políticos de poner fin al estancamiento existente desde la celebración de las elecciones parlamentarias en abril, especialmente debido a los avances del grupo extremista Estado Islámico --antiguo Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)--.
Al Maliki trata de formar Gobierno pese a la oposición de suníes, kurdos y algunos chiíes. Clérigos chiíes del país y las potencias occidentales, por su parte, presionan a los políticos para superar este estancamiento y formen un nuevo gobierno de unidad frente a la insurgencia.