Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU presenta ante la ONU un borrador de resolución para imponer más sanciones a Corea del Norte

Estados Unidos ha presentado este jueves ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas un borrador de resolución que contempla expandir las sanciones contra Corea del Norte por sus últimos ensayos nuclear y balístico.
La embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, ha subrayado que, de ser aprobada, la resolución "representará el paquete de sanciones más duro impuesto por el Consejo de Seguridad en más de dos décadas".
Así, ha detallado que, "por primera vez en la historia, toda la carga que entre o salga que Corea del Norte será sometida a inspecciones obligatorias". "Por primera vez, se prohibirá la venta a Corea del Norte de todas las armas cortas y otro armamento convencional", ha agregado.
"Asimismo, esta resolución impondrá sanciones financieras a los bancos y bienes norcoreanos, y prohibirá todo el material de doble uso tanto nuclear como balístico", ha manifestado.
Power ha desvelado además que, por primera vez, el Consejo de Seguridad impondrá sanciones sectoriales, limitando o prohibiendo las exportaciones de carbón, hierro, oro, titanio y tierras raras, así como la exportación de combustible para aviación.
"Estas sanciones, de ser adoptadas, enviarán un mensaje sin ambigüedades al régimen de Corea del Norte: el mundo no aceptará su proliferación (nuclear), habrá consecuencias a sus acciones, trabajaremos sin descanso y detendremos colectivamente su programa nuclear", ha dicho.
En este sentido, la embajadora estadounidense ha manifestado que estas sanciones "constituirían un gran incremento en la presión (sobre el país), en comparación de las acciones previas del Consejo (de Seguridad) contra Corea del Norte".
"Tienen un marco más amplio y afectan a más puntos de presión. Tienen además provisiones prohibitivas sin precedentes para garantizar que el resto de las provisiones son aplicadas", ha valorado.
"Estas sanciones harán mucho más difícil a Corea del Norte recaudar fondos, importar tecnología y adquirir el conocimiento para avanzar en sus ilícitos programas nuclear y balístico", ha añadido Power.
Por último, ha asegurado que "la resolución es cuidadosa a la hora de no castigar al pueblo norcoreano, que ha sufrido mucho bajo uno de los regímenes más brutales que el mundo ha conocido".
"Esta resolución se centra en la élite que ha causado gran parte de este sufrimiento, privilegiando siempre los programas nuclear y balístico al bienestar del pueblo norcoreano", ha remachado.
LOS ÚLTIMOS ENSAYOS
El Gobierno de Kim Jong Un llevó a cabo el 6 de enero una prueba con una bomba de hidrógeno y el 7 de febrero lanzó un satélite de observación terrestre con tecnología de misiles balísticos, saltándose así las resoluciones que le prohíben expresamente hacer estos ensayos.
En respuesta, el Consejo de Seguridad amenazó con una nueva batería de sanciones contra Corea del Norte y Washington y Seúl anunciaron sus planes para desplegar un sistema de defensa aérea estadounidense en suelo surcoreano.
A pesar de la respuesta de la comunidad internacional, Kim ha ordenado "elevar la investigación científica para lograr un objetivo mayor con el gran éxito actual (...) y lanzar más satélites operativos", de acuerdo con la agencia de noticias oficial, KCNA.
Corea del Norte justifica su escalada nuclear y militar por la necesidad de defenderse de lo que considera movimientos provocadores de Corea del Sur y Estados Unidos.
Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra porque solamente firmaron un armisticio para cesar indefinidamente las hostilidades después de enfrentarse entre 1950 y 1953.