Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU critica a Turquía por la "preocupante tendencia" a silenciar a las voces críticas

El Gobierno de Estados Unidos ha criticado este jueves la "preocupante tendencia" en Turquía a "deslegitimar el discurso y la libertad de expresión y de prensa", tras la detención de tres activistas.
Los detenidos son el representante local de Reporteros Sin Fronteras (RSF), Erol Onderoglu, el escritor Ahmet Nesin y el presidente de Human Rights Foundation of Turkey, Sebnam Korur Fincaci.
"De nuevo, como hemos dicho, como amigo y aliado de Turquía, pedimos a las autoridades que garanticen que sus acciones cumplen con los valores democráticos y universales de su Constitución", ha dicho el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.
"Creemos que, en una sociedad democrática, las opiniones críticas deben ser fomentadas, no silenciadas. Creemos que las democracias son más firmes, y no más débiles, si permiten la expresión de voces diversas", ha remachado.
A lo largo del año pasado las autoridades turcas intentaron cerrar diversos periódicos críticos y varias cadenas de televisión tuvieron que dejar de emitir. Las autoridades, por su parte, niegan que sea un ataque a la libertad de expresión y alegan tomar este tipo de decisiones por cuestiones de seguridad.
La falta de libertad de prensa en Turquía, así como otros ataques contra los Derechos Humanos en general, hace que los políticos europeos se muestren reacios a la incorporación de Turquía a la Unión Europea. Aun así, esas críticas se han relajado a lo largo de los últimos meses, ya que Turquía es un aliado clave para Europa ante la crisis de los refugiados.
Gracias a un acuerdo al que se llegó en marzo, se han agilizado las negociaciones para que Turquía entre en la Unión Europea y para que los turcos no necesiten visado para viajar por Europa, a cambio de que Turquía se comprometa a retener a todos aquellos inmigrantes y refugiados que crucen el Egeo de manera ilegal.