Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU y la UE aplauden a Erdogan por presentar sus condolencias a las víctimas del genocidio armenio

Estados Unidos y la Unión Europea (UE) han aplaudido este jueves las históricas declaraciones del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, quien el miércoles presentó sus condolencias a las víctimas del genocidio armenio, si bien no se refirió al mismo con dicho término, en línea con la negativa histórica de Ankara a reconocer su responsabilidad en el mismo.
"Damos la bienvenida al histórico reconocimiento público del sufrimiento que los armenios experimentaron en 1915", ha dicho la portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Jennifer Psaki, quien ha evitado igualmente hablar de genocidio.
"Creemos que es una indicación positiva de que puede haber un reconocimiento total, franco y justo de los hechos, y esperamos que ayude en el avance a la reconciliación entre turcos y armenios", ha agregado.
Por su parte, el comisario de Ampliación de la UE, Stefan Fule, ha dado la bienvenida a las declaraciones de Erdogan y ha recalcado que "la reconciliación es un valor clave" del bloque continental. "Espero que haya nuevos pasos en este mismo espíritu", ha remachado a través de su cuenta en la red social Twitter.
Pese a estas declaraciones, el presidente de Armenia, Serzh Sarksyan, acusó el miércoles a las autoridades turcas de seguir "negando" el "genocidio" cometido por el imperio otomano hace 99 años, pero matizó que no considera a Turquía ningún "enemigo".
"Estamos convencidos de que la negación de un crimen supone su continuación directa. Sólo el reconocimiento y la condena pueden impedir la repetición de este tipo de crímenes en el futuro", consideró el presidente armenio.
Sarksyan no hizo mención a las declaraciones de Erdogan. No obstante, sí quiso subrayar: "No consideramos a la sociedad turca como nuestro enemigo". El mandatario armenio recordó, de hecho, a los turcos que prestaron ayuda a sus "vecinos" incluso a riesgo de perder sus vidas.
COMUNICADO DE OBAMA
Este mismo jueves, el presidente estadounidense, Barack Obama, ha emitido un comunicado con motivo del genocidio, al que tampoco se ha referido como tal y al que ha citado con el nombre de Meds Yeghern --similar al uso de los judíos del término Shoah respecto al Holocausto--.
"Hoy conmemoramos el Meds Yeghern y honramos a los que perecieron en una de las peores atrocidades del siglo XX. Recordamos el horror de lo que ocurrió hace 99 años, cuando 1,5 millones de armenios fueron masacrados en los últimos días del Imperio Otomano, y lamentamos las vidas perdidas y el sufrimiento atravesado por esos hombres, mujeres y niños", ha dicho.
"He dejado claro en muchas ocasiones mi punto de vista sobre lo que ocurrió en 1915, y mi punto de vista no ha cambiado. El reconocimiento total, franco y justo de los hechos va en interés de todos", ha agregado, evitando una vez más el término genocidio.
"Los pueblos y las naciones se hacen más fuertes y sientan las bases de un futuro más justo y tolerante reconociendo los elementos dolorosos de su pasado. Seguimos aprendiendo esta lección en Estados Unidos, donde luchamos por reconciliarnos con algunos de los momentos más oscuros de nuestra propia historia", ha valorado Obama.
"Hoy, nuestros pensamientos y rezos están con los armenios de todo el mundo mientras recordamos el horror del Meds Yeghern, honramos la memoria de los que murieron y reafirmamos nuestro compromiso con el pueblo de Armenia y con el principio de que estas atrocidades siempre han de ser recordadas y de que se ha de evitar que vuelvan a ocurrir", ha remachado.
EL GENOCIDIO
El genocidio se produjo durante el Gobierno de los Jóvenes Turcos entre 1915 y 1917, durante la Primera Guerra Mundial, y se calcula que en él murieron entre millón y medio y dos millones de armenios. La negación del mismo está penada con la cárcel en varios países, entre ellos Francia.
Turquía no niega que las masacres de civiles armenios ocurrieran, pero no admite que se tratase de un genocidio, y arguye que las muertes no fueron resultado de un plan de exterminio masivo dispuesto por el Estado otomano, sino que se debieron a las luchas interétnicas, las enfermedades y el hambre durante el confuso periodo de la Primera Guerra Mundial.
Sin embargo, es generalmente reconocido como el primer genocidio sistemático de la Edad Moderna y es el segundo caso más estudiado, por detrás del Holocausto judío.
Entre los países que han reconocido las masacres como un genocidio se encuentran Argentina, Bélgica, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Rusia y Uruguay, postura a la que también se han adherido el Parlamento Europeo y la subcomisión de Naciones Unidas para la Prevención contra la Discriminación y la Protección de las Minorías.
En la actualidad, el reconocimiento y la presentación de disculpas por el genocidio armenio es una de las principales exigencias de la UE para tramitar la entrada de Turquía en la organización, motivo por el que es un asunto muy delicado a nivel político y geoestratégico que Erdogan no quiere azuzar.
Ankara inició las conversaciones de adhesión con Bruselas en 2005, pero los progresos han estado rodeados de tensiones entre Turquía y Chipre, ya miembro de la UE, y ha contado con la oposición de Francia y Alemania.
Tanto París como Berlín han defendido que se conceda a Turquía un estatuto de asociación privilegiada. Por contra, Londres se ha posicionado claramente a favor del ingreso de Ankara en la UE.