Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU y la UE firman el acuerdo para la transferencia de datos personales para atajar el terrorismo

El acuerdo incluye salvaguardias y garantías para la transferencia legítima de datos
Estados Unidos y la Unión Europea han firmado este jueves el acuerdo para la transferencia de datos personales para la lucha antiterrorista y la cooperación policial y judicial entre ambas partes, que garantiza una protección elevada de los datos personales y el derecho de los ciudadanos europeos a recurrir ante los tribunales estadounidenses violaciones de la privacidad de sus datos.
El acuerdo, que no es un instrumento legal como tal para la transferencia de datos sino para salvaguardas la protección de datos que lo permita, ha sido firmado por parte europea por la comisaria de Justicia, Vera Jourová, y el ministro de Justicia holandés, Ard van der Steur, cuyo país ejerce la presidencia semestral de la UE, y por la fiscal general estadounidense, Loretta Lynch, en nombre del Gobierno de Barack Obama, en el marco de la reunión ministerial informal de Justicia e Interior en Ámsterdam.
Ambas partes concluyeron las negociaciones del nuevo acuerdo de protección de datos para cooperar contra el terrorismo y el crimen organizado en septiembre de 2015, aunque la firma del acuerdo sólo ha sido posible después de que el presidente estadounidense firmara el pasado mes de febrero el Acta de Reparación Judicial, que permite a los ciudadanos europeos derecho a acudir a los tribunales estadounidenses en caso de violación de la privacidad de sus datos personales, tal y como ocurre ya en el caso de los ciudadanos estadounidense en Europa.
SALVAGUARDAS Y GARANTÍAS
El acuerdo, que se produce tras el escándalo del espionaje masivo por parte de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA), incluido a las comunicaciones de ciudadanos europeos, relevada por el exanalista Edward Snowden, incluye salvaguardias y garantías para la transferencia legítima de todos los datos personales entre la UE y Estados Unidos como los antecedentes penales, nombres o direcciones, entre ellos, la limitación clara de que sólo podrán utilizarse para prevenir, detectar, investigar y juzgar delitos criminales, incluido delitos de terrorismo.
Además, la transferencia de datos personales a terceros países u organizaciones sólo podrá darse con el consentimiento previo de las autoridades del país que remitió los datos y los datos personales individuales no podrán retenerse más allá del tiempo "necesario o apropiado", teniendo en cuenta el impacto para los derechos de intereses de la persona y el plazo de retención deberá conocerse de forma pública en todo caso.
Los ciudadanos europeos también tendrán derecho a acceder a sus datos con ciertas condiciones y a pedir que se corrijan, además de recurrir a los tribunales estadounidenses en caso de que se viole la privacidad de sus datos o cuando las autoridades estadounidenses rechacen su acceso a los datos o a la rectificación.
El acuerdo, que todavía necesita el consentimiento de la Eurocámara para que pueda ser concluido formalmente, también contempla la creación de un mecanismo para informar sobre las violaciones de la protección de datos personales a las autoridades nacionales competentes.
"Este acuerdo simboliza los valores que comparten Estados Unidos y la Unión Europea. Mejorará la cooperación entre las autoridades judiciales y policiales estadounidenses y europeas para combatir el terrorismo y crímenes serios", ha defendido el titular de Justicia holandés, que también ha incidido en que el acuerdo "reforzará el pleno respeto de los derechos fundamentales cuando datos personales sean transferidos a EEUU".