Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU y la Unión Europea, cerca de un acuerdo sobre acceso a datos privados

Estados Unidos y la Unión Europea están cerca de firmar un acuerdo que permitirá a las autoridades policiales y a las agencias de seguridad norteamericanas obtener información privada, y datos sobre los movimientos de cualquier ciudadano europeo, según ha informado el New York Times.
El periódico, que ha obtenido un informe interno del posible acuerdo, ha explicado que equivaldría a un gran avance diplomático, para la lucha norteamericana contra el terrorismo.Con la firma de este pacto las autoridades estadounidenses tendrán acceso a informaciones bancarias, movimientos en las tarjetas de crédito, y a conocer los viajes que haga cualquier ciudadano europeo.
El New York Times ha explicado que no esta claro cuando se podrá completar el acuerdo, pero el Gobierno de Bush quiere resolver la negociación antes de dejar su cargo el próximo mes de enero y espera un acuerdo que no requiera la aprobación del Congreso.
Los negociadores, que se reúnen desde febrero de 2007, han redactado un borrador que cubre 12 grandes temas que se engloban dentro de un "acuerdo internacional vinculante", según el informe. Entre otras cosas, el pacto permite que los gobiernos y empresas europeas puedan intercambiar legalmente información personal con Estados Unidos.
Un gran tema sin resolver es si los residentes de países de la Unión Europea podrán demandar al Gobierno de Estados Unidos por la gestión de sus datos personales. La legislación estadounidense no permite a los extranjeros demandar al Gobierno por daños en tales casos, ha explicado el Times.
El Gobierno de Bush ha exigido el acceso a los datos de pasajeros de las aerolíneas que viajan desde Europa y de un consorcio, conocido como Swift, que sigue las transferencias bancarias mundiales. Varios países de la UE se han opuesto ha este acuerdo, alegando vulneración de leyes de privacidad.
Los negociadores intentan desarrollar, dentro del acuerdo, criterios mínimos de derechos de privacidad, como limitar el acceso a la información a "individuos autorizados con un propósito identificado" Según ha informado el New York Times.