Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU aprueba una ayuda adicional de 12 millones de dólares para la población siria

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha aprobado este jueves el envío a Siria de 12 millones de dólares (unos 9,8 millones de euros) adicionales en ayuda humanitaria para ayudar a "los más afectados" por el conflicto que vive ese país.
"Después de casi 17 meses de conflicto, la situación humanitaria es grave y empeora rápidamente", ha advertido la Casa Blanca a través de un comunicado en el que cifra en 1,5 millones el número de personas que precisan asistencia. Asimismo, ha alertado de que un millón de personas se han convertido en desplazados internos y otras 130.000 han cruzado la frontera con países vecinos.
Tras la aprobación de este nuevo bloque de ayuda, la asistencia total brindada por Estados Unidos a la población siria asciende a 76 millones de dólares (unos 62 millones de euros). Esta ayuda va destinada al reparto de comida, agua, suministros médicos, ropa y lotes de higiene, entre otros elementos.
La Casa Blanca ha felicitado a Turquía, Jordania, Líbano e Irak por su "generosidad" en la asistencia de los refugiados, miles de personas que han huido de las "atrocidades" cometidas por las fuerzas leales al régimen sirio. "Los vecinos de Siria, junto a Naciones Unidas y ONG internacionales y locales, están repartiendo ayuda donde pueden dentro de Siria y en la región", ha recordado la Presidencia norteamericana.
Washington ha instado a "todas las partes" en conflicto a permitir el reparto seguro de los suministros y a respetar la integridad de civiles y cooperantes.
La Casa Blanca, que ha reiterado su llamamiento para que Bashar al Assad abandone la presidencia en Siria y permita una "transición pacífica", ha pedido a "todos los miembros de la comunidad internacional" que trabajen también para alcanzar una nueva fase política "que garantice los derechos universales" de la población.