Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU insta a las autoridades a respetar los derechos de los egipcios recogidos en la nueva constitución

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, ha destacado la importancia de la aprobación esta semana de una nueva Constitución para Egipto, pero ha advertido de que la democracia se construye también tras la votación y por ello ha emplazado a las autoridades egipcias a respetar los derechos y libertades recogidas en la Carta Magna.
"El turbulento experimento de Egipto sobre democracia participativa de los tres últimos años nos ha recordado a todos que no es una votación la que determina la democracia, sino los pasos siguientes", ha indicado Kerry en una nota oficial del Departamento de Estado.
Así, el jefe de la diplomacia estadounidense insta al Gobierno egipcio a "aplicar los derechos y libertades que garantiza la nueva Constitucion para beneficio del pueblo egipcio y dé pasos hacia la reconciliación". Kerry reconoce la alta polarización política de la sociedad egipcia, dividida entre partidarios y detractores del expresidente islamista Mohamed Mursi, derrocado en el golpe de Estado del 3 de julio de 2013.
"La senda hacia adelante pasa por una democracia incluyente, tolerante y con un gobierno civil y requerirá de los dirigentes políticos de Egipto asumir compromisos difíciles y buscar un amplio consenso en cuestiones polémicas", advierte Kerry.
En el lado más negativo, Kerry recuerda cuestiones como la limitación de las libertades de reunión y expresión antes de la votación de la Constitución, la ausencia de observadores internacionales en el proceso electoral, las carencias en el proceso de redacción del proyecto constitucional o las detenciones de activistas favorables al 'No'.
Por ello, emplaza al Gobierno a "tener en cuenta estas cuestiones pendientes durante los preparativos para las elecciones presidenciales y parlamentarias" previstas en un plazo de seis meses.