Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU declara catástrofe "nacional" por vertido de crudo en el Golfo de México

El Gobierno de Estados Unidos declaró este jueves como catástrofe de "envergadura nacional" el vertido de petróleo en el Golfo de México frente a las costas del estado de Luisiana, a las que la marea negra podría llegar mañana, viernes. La secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, compareció en la Casa Blanca junto a otras autoridades para informar de la respuesta del Gobierno estadounidense ante este desastre, que comenzó el 20 de abril con la explosión de una plataforma y que amenaza con ser el más grave de la historia de EEUU.
El presidente de EEUU, Barack Obama, por su parte, ha ordenado que se movilicen más recursos para hacer frente "de manera intensa" al vertido, informó el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs. Napolitano explicó que el accidente ha sido declarado como un desastre de importancia "nacional" para que el Gobierno tenga capacidad de movilizar más recursos para hacer frente a la catástrofe.
El Ejército estadounidense ya participa en las tareas para intentar controlar el vertido. "Usaremos todos los activos disponibles" para tratar de solucionarlo, dijo Napolitano, ante la posibilidad de que la mancha de crudo pueda llegar a las marismas de Luisiana el viernes.
La secretaria de Seguridad Nacional insistió en que Bristish Petroleum (BP), propietaria de la plataforma petrolera que explotó y se hundió, "es responsable de los costes que impliquen las tareas de limpieza" de la marea negra.
Los responsables del servicio de Guardia Costera informaron en la conferencia de prensa que la multinacional británica está poniendo todos los medios a su alcance para frenar el desastre ecológico en el Golfo de México.
"Estamos preparados para el peor de los escenarios", declaró en la misma comparecencia Sally Brice O'Hare, contraalmirante de la Guardia Costera, quien hizo hincapié en que se trabaja a contrarreloj para evitar que esta catástrofe "se convierta en otro Exxon Valdez", el petrolero que vertió millones de toneladas de crudo en Alaska en 1989.