Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU condena el atentado suicida contra el restaurante de Kabul

El Gobierno de Estados Unidos ha condenado este sábado el atentado suicida perpetrado por los talibán contra un restaurante de lujo situado en el distrito diplomático de Kabul, la capital afgana, en el que fallecieron 21 personas, entre ellas 13 extranjeros, dos de ellos estadounidenses.
El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, afirma en un comunicado que "no hay justificación posible para este ataque que ha acabado con al vida de civiles inocentes, incluidos estadounidenses, que trabajan todos los días para ayudar al pueblo afgano a conseguir un futuro mejor".
La Casa Blanca reclama a los talibán que "depongan sus armas y comiencen las conversaciones de paz". Un portavoz talibán ha señalado este sábado que el ataque es una represalia a un bombardeo aéreo acometido por las fuerzas de la OTAN en Afganistán que acabó con la vida de ocho civiles, siete de ellos niños.
Por su parte, el Departamento de Estado ha calificado el atentado de "acto vergonzoso" por atacar a personas que trabajar por construir un "futuro pacífico y próspero" en el país centroasiático, según ha manifestado su portavoz, Jen Psaki, en un comunicado.
"Con este despreciable ataque dirigido contra civiles inocentes, los terroristas continúan demostrando una indiferencia flagrancia hacia la vida y hacia el futuro pacífico y próspero que los afganos quieren y en el que están trabajando tan duro para conseguirlo", apostilla Psaki.
La Casa Blanca y el Departamento de Estado han transmitido sus condolencias a las víctimas del atentado y han expresado su apoyo al proceso de reconciliación del país.