Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU condena el ataque con cócteles molotov contra un taxi palestino

El Gobierno de Estados Unidos ha condenado este viernes "en los términos más duros posibles" el ataque ejecutado el jueves por presuntos judíos extremistas contra un taxi propiedad de un palestino que dejó seis heridos de diversa consideración, entre ellos dos niños de cuatro años de edad.
"Extendemos nuestras profundas simpatías a las víctimas y les deseamos una pronta recuperación. Recordamos que el Gobierno de Israel también ha condenado este odioso ataque y que se ha comprometido a juzgar a los responsables", ha indicado el Departamento de Estado a través de un comunicado.
"Esperamos que las fuerzas de seguridad israelíes procedan rápidamente a detener a los responsables y pedimos a todas las partes que eviten toda acción que pueda llevar a una escalada de violencia", ha apostillado.
En base a las primeras investigaciones, los asaltantes habrían atacado el taxi de forma intencionada, ya que el color del vehículo y de la placa --amarillo y verde-- no permite que el ataque se produjera por error, tal y como indicaron fuentes de seguridad israelíes. La Policía israelí, que señaló que encontró otro cóctel molotov preparado para su uso cerca del lugar del ataque, dijo que el vehículo derrapó y empezó a incendiarse poco después de recibir el impacto del artefacto.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, emitió un comunicado a última hora de la noche para condenar el ataque. "Se trata de un incidente muy serio. Haremos todo lo posible para capturar a los responsables y para llevarles ante la justicia", manifestó.
Asimismo, el presidente de la ONG israelí Tag Meir, Gadi Gvaryahu, pidió a las fuerzas de seguridad "que hagan todo lo que esté en su mano para arrestar a los responsables del ataque contra una familia palestina inocente".
Por su parte, el comandante israelí para Cisjordania, Hagai Mordechai, apuntó que el incidente puede comprometer la seguridad y la estabilidad de la zona, por lo que ordenó que se incremente la presencia de soldados en los 'puntos de fricción' de las carreteras cisjordanas.
La Agencia de Seguridad de Israel, el Shin Bet, se ha unido a la Policía y el Ejército en las tareas de búsqueda de los asaltantes. Hasta el momento, se ha negado a describir el incidente como un 'Price Tag' --ataques que se realizan en venganza por los actos de violencia de palestinos contra israelíes o de las decisiones del Ejecutivo israelí contra la actividad de los asentamientos-- y ha puesto los detalles del ataque bajo secreto de sumario.
El martes, la Autoridad Palestina condenó "la continuada ocupación (israelí) y los ataques de los colonos contra el pueblo y las propiedades palestinas". "La continuación de las medidas y políticas de robo de tierra y expulsión de ciudadanos destruye el futuro de la paz basada en la creación de dos estados sobre las fronteras de 1967", agregó.