Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU ha deportado a más de 42.000 guatemaltecos en lo que va de año

La Dirección General de Migración (DGM) de Guatemala ha elevado esta semana por encima de 42.000 el número de ciudadanos guatemaltecos deportados este año desde Estados Unidos, alrededor de 4.000 más de los expulsados por el país norteamericano en los primeros nueve meses de 2013.
Los datos confirman una tendencia al alza de la que llevan meses alertando las organizaciones pro Derechos Humanos. En concreto, según la DGM, la llegada de dos nuevos vuelos desde Estados Unidos ha elevado a 42.314 la cifra de deportados en 2014, un 11,1 por ciento más que los 38.079 registrados entre enero y septiembre del año pasado.
En los 361 vuelos fletados en los primeros nueve meses de 2014, Estados Unidos deportó a 1.239 mujeres y 162 niños.
La secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de Apoyo al Migrante de Guatemala (Conamigua), Alejandra Gordillo, ha informado de que los ciudadanos de Huehuetenango, San Marcos, Quetzaltenango y Quiché suman el 50 por ciento de los expulsados.
Según Conamigua, unas 230 personas fallecieron en el trayecto hacia Estados Unidos, incluidas 37 que perdieron la vida en zonas desérticas de la frontera sur norteamericana.
PREOCUPACIÓN SOCIAL
La secretaria ejecutiva de la Mesa Nacional para las Migraciones (Menamig), Julia González, ha lamentado que los distintos partidos políticos no adopten una verdadera "política migratoria" de Estado. "Si seguimos con acciones de gobiernos siempre habrá borrón y cuenta nueva", ha reprochado, según recoge el periódico 'Prensa Libre'.
En esta misma línea, el presidente de la Comisión del Migrante del Congreso, Jean Paul Briere, ha calificado de "débil" la política migratoria y de "nula" la atención a los deportados. En este sentido, ha recordado que muchos llegan no sólo con la presión familiar de "no cumplir el sueño" sino con las tensiones de volver a un país donde han dejado deudas o en el que vendieron sus propiedades para poder viajar.
Por su parte, un portavoz de la Pastoral de Movilidad Humana, Juan Luis Carbajal, ha tachado de "preocupante" el aumento de las deportaciones y ha alertado de que el aumento de los controles fronterizos llevará a los 'sin papeles' a buscar nuevas rutas más peligrosas y más caras.
"Van a aumentar las muertes de migrantes en el trayecto, así como los robos y los secuestros y las cuotas que les cobran en el camino", ha advertido Carbajal, que también ha apuntado la necesidad de "erradicar las causas" que llevan a miles de persponas a arriesgar su vida para tratar de llegar a Estados Unidos.
Un representante de la Mesa Comunitaria de Trabajo Guatemalteca en Los Ángeles (Estados Unidos), Walter Batres, ha alertado de las detenciones "a domicilio", en alusión a un supuesto aumento de los arrestos de ciudadanos de Guatemala que ya residían en suelo estadounidense y a los que castigan por faltas menores.