Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU condena la detención de seis observadores de la IGAD por parte de los rebeldes

El Gobierno de Estados Unidos ha condenado firmemente este lunes la detención por parte de los rebeldes sursudaneses de seis observadores de la Autoridad Intergubernamental de Desarrollo (IGAD), uno de los cuales falleció a causa de un infarto, hecho que Washington ha lamentado.
El organismo tiene desplegados a ocho grupos de observadores en varios puntos del país, cada uno de ellos integrados por seis personas. En cada grupo hay un representante del Gobierno y otro de los rebeldes leales al exvicepresidente Riek Machar.
"Las trabas a la movilidad del personal de la organización son una clara violación del acuerdo de cese de hostilidades, firmado por ambas partes el 23 de enero", ha indicado la portavoz del Departamento de Estado, Jennifer Psaki.
"Reiteramos nuestro apoyo a la mediación de la IGAD --un bloque integrado por Etiopía, Kenia, Somalia, Sudán, Uganda, Yibuti, Eritrea y Sudán del Sur-- y subrayamos la importancia de las operaciones de los observadores para implementar el acuerdo y la red de seguridad recientemente firmada", ha remachado.
La IGAD ha acordado este mismo lunes dar seis semanas de plazo para que todas las partes del conflicto de Sudán del Sur se pongan de acuerdo y puedan construir un Gobierno de transición que acabe con la lucha armada.
Reunidos en la capital de Etiopía, Addis Abeba, los jefes de los estados miembros del organismo regional han indicado que las partes que luchan en Sudán del Sur deben acordar un plan cuyo objetivo sea la creación de un Gobierno de transición que incluya un nuevo puesto de primer ministro.
En el plan respaldado por la organización regional, se pide que se cree un Gobierno que gestione el país durante 30 meses hasta que se celebren elecciones, 60 días antes de que termine este periodo de 30 meses.
El presidente del país, Salva Kiir, mantendría su puesto, mientras que los rebeldes leales a Machar nombrarían al primer ministro, cuyas competencias se definirían en las conversaciones de paz. El bando que apoya a Kiir ya ha dicho que apoya el plan pero hasta ahora los rebeldes lo han rechazado.
En un gesto en favor de la paz ambas facciones han firmado este lunes un nuevo documento que recoge su compromiso con un alto el fuego, aunque los dos acuerdos de paz acordados con anterioridad se rompieron rápidamente.
UNAS CONVERSACIONES DE PAZ DIFÍCILES
Tras meses de conversaciones de paz se han hecho ciertos progresos aunque los diplomáticos se quejan de que ambas partes han pasado más tiempo discutiendo sobre el procedimiento de las cuestiones que sobre el fondo.
En la última disputa el Gobierno boicoteó las negociaciones de más de una semana debido a un desacuerdo sobre quién puede participar y tomar decisiones en las conversaciones.
Al menos 10.000 personas han muerto por el conflicto que enfrenta a los seguidores de ambos políticos desde diciembre de 2013.
Las potencias occidentales que apoyaron la partición de Sudán entre norte y sur en 2011 y los líderes regionales han expresado en las conversaciones de paz celebradas en Etiopía su creciente frustración ante la situación del conflicto que está llevando a la nación hacia la hambruna.