Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU recopila información sobre 300 estadounidenses que luchan con el Estado Islámico en Irak y Siria

El Gobierno de Estados Unidos está recopilando información sobre alrededor de 300 de sus ciudadanos que estarían combatiendo en las filas del grupo extremista suní Estado Islámico en Irak y Siria, según altos cargos citados por el diario 'The Washington Times'.
"Sabemos que hay varios cientos de personas con pasaporte estadounidense en las filas del Estado Islámico", ha dicho una de las fuentes citadas por dicho periódico. Esta cifra supera ampliamente el balance anterior, que situaba al número de estadounidenses que combaten en el grupo alrededor del centenar.
Estas tareas están siendo llevadas a cabo debido al temor en Washington sobre el regreso al país de ciudadanos que hayan combatido en el extranjero y hayan radicalizado sus puntos de vista con el objetivo de llevar a cabo atentados en territorio estadounidense.
Estos temores se han incrementado después de que el martes saliera a la luz que un ciudadano estadounidense que combatía del lado del grupo extremista ha muerto en combate en los últimos días en Siria.
Las autoridades norteamericanas han identificado al fallecido como Douglas McAuthur McCain, residente en San Diego, quien habría muerto en los enfrentamientos en la localidad de Mare (ubicada cerca de la frontera con Turquía) entre el Estado Islámico y el Ejército Libre Sirio (ELS).
El Estado Islámico --anteriormente llamado Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)-- y el ELS --que agrupa a formaciones rebeldes revolucionarias y moderadas-- han combatido durante días en la localidad y los alrededores.
McCain, de 33 años de edad, se encontraba en una lista de potenciales sospechosos de terrorismo que maneja el Gobierno de Estados Unidos, y se habría visto sometido a una estricta vigilancia en caso de volver a entrar al país, tal y como ha recogido el diario estadounidense 'The New York Times'.
En mayo, Moner Mohamad Abuslha se inmoló en un atentado suicida. Un año antes, Nicole Lynn Mansfield murió mientras combatía en la provincia de Idleb.
El Estado Islámico proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.