Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EE.UU. intensifica sus esfuerzos para liberar al capitán secuestrado en Somalia

Fotografía cedida por la Marina estadounidense de un vehículo teletransportado Scan Eagle abordo de un bote de guerra Mk V en las costas de la isla de San Clemente en California (EEUU). EFEtelecinco.es
Estados Unidos desplegó hoy todos los medios a su alcance para liberar al capitán del carguero secuestrado el pasado miércoles por piratas somalíes.
El Gobierno está trabajando "contrarreloj" para resolver el secuestro del capitán del barco de bandera estadounidense "Maerks Alabama", Richard Phillips, atacado a 450 kilómetros de la costa de Somalia, aseguró el vicepresidente Joe Biden.
Por su parte, el presidente Barack Obama se mantiene constantemente informado sobre la situación y su mayor preocupación es la seguridad del capitán, informó el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.
"Evidentemente, su mayor preocupación es la seguridad del capitán y del resto de la tripulación del barco", subrayó el portavoz.
Por su parte, el jefe del Mando Conjunto Central estadounidense, el general David Petraeus, anunció que tras el incidente EEUU incrementará su presencia en el Cuerno de África en las próximas 48 horas.
El general dijo en Florida que en ese plazo enviarán más barcos a la zona para asegurarse de que tienen desplegado el material necesario ante lo que pueda venir en los próximos días.
"Queremos asegurarnos de que tenemos todas las capacidades que podamos necesitar en el curso de los próximos días", dijo Petraeus.
Entre tanto, familiares del capitán secuestrado confirmaron que están en contacto con miembros del Departamento de Estado encargados de la operación de rescate pero la preocupación no cesa.
"Estamos esperando en el limbo", dijo en declaraciones al "Boston Globe" Tom Coggio, cuñado del capitán del barco, quien señaló que la familia se siente impotente al no poder hacer nada.
Coggio elogió la actitud de Phillips, quien se ofreció como voluntario como rehén de los piratas para evitar un baño de sangre.
"Ese es el tipo de persona que es. Puso la vida del resto de marineros por delante de la suya", indicó.
Según Coggio, Phillips y sus captores han recibido agua y comida del barco pero no han tenido contacto telefónico con él aunque la compañía ha asegurado que está bien.
La empresa informó en un comunicado de que está trabajando con la Marina estadounidense, con el FBI y con otras agencias para que Phillips sea liberado, y confirmó que, según la última comunicación que han tenido por radio, "el capitán está ileso".
En cuanto al resto de tripulantes, se encuentran a salvo a bordo de Maersk Alabama y se dirigen al puerto a salvo más cercano, desde donde serán repatriados a Estados Unidos.
Hasta la zona se ha desplazado un buque de guerra estadounidense, el "USS Bainbridge" y un equipo de negociadores del FBI.
Joseph Murphy, cuyo hijo Shane es el segundo a cargo del Alabama, confirmó que el barco navega hacia el puerto de Mombasa (Kenia) y les acompañan 18 miembros de la Marina armados.
Murphy dijo que espera que cuando lleguen a puerto sean repatriados y su hijo esté en casa el martes o el miércoles de la semana que viene.
El grupo de piratas somalíes abordó el barco a 450 kilómetros de la costa de Somalia, con un cargamento de 232 contenedores de comida del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU.