Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU entrega armas, municiones y medicamentos a los combatientes kurdos

KobaniReuters

Aviones estadounidenses han entregado por vía aérea armas, municiones y medicamentos a los combatientes kurdos que luchan contra el grupo extremista Estado Islámico en la localidad siria de Kobani, ubicada cerca de la frontera con Turquía.

El Comando Central de Estados Unidos ha detallado que aviones de transporte C-130 han llevado a cabo "múltiples entregas", según ha recogido la cadena de televisión británica BBC.
En su comunicado, el Comando Central ha afirmado que las entregas aéreas "tienen como objetivo permitir la continuación de la resistencia ante los intentos del ISIS --Estado Islámico de Irak y el Levante, anterior nombre del Estado Islámico-- de tomar Kobani".
Los habitantes de Kobani sufrieron el sábado uno de los ataques de mayor intensidad desde que comenzó la ofensiva yihadista, con hasta 44 proyectiles de mortero lanzados sobre la ciudad, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Algunos proyectiles han podido caer en suelo turco.
La ciudad de Kobani está controlada por las Unidades de Protección Popular (YPG), una milicia que se creó para defender a la población kurda de Siria de los ataques de los participantes en el conflicto.
El Estado Islámico, una organización terrorista que controla territorios en Irak y Siria, lleva varias semanas sitiando la ciudad y ya ha realizado un buen número de ataques contra sus habitantes.
Debido a los ataques que estaban sufriendo, las YPG advirtieron hace unas semanas de que no podrían resistir mucho más tiempo. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aprobó una serie de ataques aéreos contra la milicia yihadista para tratar de socorrer a los kurdos y así frenar el avance del grupo.
Por su parte, Turquía ha anunciado que sus tropas están preparadas en la frontera con Kobani para asistir a la defensa del enclave kurdo. Sin embargo, como miembro de la OTAN, el Gobierno turco ha pedido a sus aliados que acaben cuanto antes con el avance del presidente sirio, Bashar al Assad, para terminar con una guerra civil que ha dejado 200.000 muertos desde que empezó en marzo de 2011.