Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU expresa su "profunda preocupación" por los últimos enfrentamientos en Darfur

El Gobierno de Estados Unidos ha expresado este jueves su "profunda preocupación" por los últimos enfrentamientos en la región sudanesa de Darfur, que han provocado el desplazamiento de alrededor de 73.000 civiles en los últimos días.
"Estados Unidos pide al Gobierno y a los movimientos armados del Frente Revolucionario de Sudán que vuelvan a comprometerse con sus declaraciones sobre el cese de hostilidades en Darfur, Kordofán del Sur y Nilo Azul", ha dicho el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.
En este sentido, ha subrayado que Washington "aplaude la reciente ausencia de acciones ofensivas en Kordofán del Sur", reclamando a las partes "que muestren la misma contención en Darfur y Nilo Azul, donde fuerzas gubernamentales y opositoras llevaron a cabo ataques el mes pasado".
"No hay una solución militar a los conflictos internos de Sudán. Pedimos al Gobierno y al Frente Revolucionario de Sudán que reduzcan la violencia y trabajen con la Unión Africana (UA) para alcanzar un acuerdo de cese de hostilidades que permita la entrada inmediata y sin restricciones de ayuda humanitaria a Darfur, Kordofán del Sur y Nilo Azul", ha agregado.
Por último, Kirby ha solicitado al Gobierno sudanés que "cree un ambiente que lleve a la participación de los movimientos armados y otros partidos políticos opositores en un diálogo nacional inclusivo que haga frente a los problemas de gobernanza en el país".
Sudán celebrará un referéndum en Darfur en el próximo mes de abril para decidir si la región debería seguir estando formada por cinco estados o si debería pasar a ser solo una con un cierto grado de autonomía.
El Gobierno de Sudán se enfrenta a una revuelta en Darfur desde 2003 y a los rebeldes separatistas, que se unieron a la insurgencia en Nilo Azul y en Kordofán Sur desde que, en 2011, Sudán del Sur se independizó.
Según datos aportados por la ONU, 300.000 personas han fallecido, 4,4 millones necesitan ayuda y 2,5 millones se han desplazado de sus casas. A pesar de que las muertes se han reducido, los insurgentes continúan con su causa, mientras que en la capital los ataques a estos grupos durante el último año han aumentado considerablemente.