Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU afirma que entregará "próximamente" doce helicópteros Blackhawk a Túnez

El embajador de Estados Unidos en Túnez, Jacob Walles, ha asegurado este martes que Washington "entregará próximamente doce helicópteros Blackhawk para ayudar (al país) en su lucha contra el terrorismo", según ha informado la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.
El anuncio ha llegado días después de que el presidente interno de Túnez, Moncef Marzuki, criticara a Estados Unidos por no ayudar al país con el equipamiento militar necesario para hacer frente a los grupos armados presentes en la zona cercana a la frontera con Argelia.
"No hemos recibido el apoyo que esperábamos de Estados Unidos. Esperábamos más. Si Túnez fracasa, podéis decir adiós a la democracia en el mundo árabe durante otro siglo", advirtió.
"Hemos dejado atrás la crisis política. La segunda crisis, que es más importante, es la de seguridad. No esperábamos que en Túnez fuera a haber atentados terroristas como en Siria. Fuimos un poco inocentes", remachó.
Las Fuerzas Armadas lanzaron a principios de julio una operación a gran escala "para acabar con los terroristas" después de que cuatro militares murieran por la explosión de una mina terrestre al paso de su vehículo durante una operación de rastreo en la localidad de Ksar El Gallel, en El Kef.
Las autoridades tunecinas han lanzado múltiples operaciones en las provincias fronterizas con Argelia debido a la presencia de milicianos islamistas en la zona, especialmente en la zona del monte Chaambi, ubicado en Kasserine.
Túnez y Argelia comparten una frontera porosa utilizada habitualmente por contrabandistas y que ha sido usada en los últimos meses para la infiltración de combatientes y armamento.
Desde la renuncia el 14 de enero de 2011 del entonces presidente Zine el Abidine ben Alí, Túnez ha sufrido un incremento de la actividad de grupos islamistas radicales que fueron suprimidos por la fuerza por el mandatario.
La oposición ha criticado duramente al Gobierno por su fracaso en la lucha contra los grupos 'yihadistas' presentes en el país y ha acusado a las autoridades de reconocer demasiado tarde la amenaza que suponen.