Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU reducirá en 2.150 millones en una década las ayudas a inmigrantes cubanos

Los republicanos Carlos Curbelo y Marco Rubio, ambos de Florida, han presentado un proyecto de ley que reducirá en 2.400 millones de dólares (unos 2.200 millones de euros) en la próxima década las ayudas que prestan las administraciones estadounidenses a los inmigrantes cubanos y las restringirá a los que puedan demostrar que son refugiados políticos perseguidos por las autoridades cubanas.
En el primer año de su aplicación se reduciría el gasto en unos 50 millones de dólares, según un estudio del Congreso, pero para 2026 sumarían 2.400 millones. Las partidas afectadas serían las de las aportaciones en efectivo para los cubanos o los derechos de atención sanitaria, por ejemplo.
"Con el debate abierto sobre la financiación del zika, quizás así podríamos financiarlo", afirmaba el pasado miércoles el senador Marco Rubio ante la Cámara. "Los cubanos que vienen a Estados Unidos tendrán las mismas oportunidades que los inmigrantes de otros países como Colombia, Venezuela, Perú, Centroamérica,... de cualquier país, para trabajar y ganarse la vida honestamente y contribuir a nuestra gran nación", apostillaba Curbelo por su parte.
La iniciativa legislativa fue presentada después de que un reportaje del periódico 'Sun Sentinel' revelara que algunos de los beneficiarios de las ayudas viajaban en múltiples ocasiones a la isla e incluso se quedaban a allí a vivir mientras seguían percibiendo esta ayuda.
La política de "pies secos" permite a los cubanos que lleguen a Estados Unidos permanecer en el país aunque hayan llegado de forma ilegal. Después de un año y un día se convierten en residentes legales del país. En cambio, los inmigrantes de otros países tienen vetadas las ayudas durante los primeros cinco años de residencia y si llegaron de forma ilegal lo tienen prohibido de por vida.
A pesar de la millonaria cifra de ahorro que lograría la nueva ley, palidece ante los 680 millones de dólares anuales en ayuda y bienestar que cuestan a la Administración estadounidense los inmigrantes cubanos, según la investigación del 'Sun Sentinel'.