Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ecuador denuncia que Reino Unido amenaza con asaltar su Embajada en Londres si no entrega a Assange

El ministro de Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño, ha denunciado este miércoles que Reino Unido ha amenazado al país andino a través de una carta con asaltar su Embajada en Londres si no entrega al fundador de Wikileaks, Julian Assange.
"El Gobierno británico ha transmitido una amenaza expresa y por escrito de que podría asaltar la embajada de Ecuador en Londres si no entrega a Julian Assange", ha revelado el canciller en una rueda de prensa, según informa el diario oficial 'El Ciudadano'.
Para ello Reino Unido se basa en la Ley de Instalaciones Diplomáticas y Consulares de 1987, que permite revocar la inmunidad de las misiones diplomáticas acreditadas en territorio británico. No obstante, se trata de una norma nacional, que carece de prioridad sobre los tratados internacionales suscritos por Reino Unido.
Patiño ha explicado que el asalto a la Embajada ecuatoriana en Londres supondría una "violación flagrante" del artículo 22 de la Convención de Viena y del artículo 2 de la Carta de Naciones Unidas, así como de los principios del Derecho Internacional, en concreto los de respeto a la soberanía estatal y no injerencia en asuntos internos.
El canciller ha señalado que las normas internacionales establecen la inviolabilidad de los locales de las misiones diplomáticas, de forma que no puede irrumpirse en ellos sin la autorización del Estado acreditante, y obligan a los estados a solucionar sus diferencias de forma pacífica.
Además, ha subrayado que "dicha inmunidad no se interrumpe cuando se produce el ingreso de quienes buscan asilo por motivos políticos, de manera que, de un modo inequívoco, el asilado debe ser acogido y la sede diplomática respetada por el Estado receptor, aún si no hubiese convención alguna que amparara tal derecho y regulara esta situación".
Por todo ello, Ecuador ha rechazado, a través de un comunicado emitido por la Cancillería, "en los términos más enérgicos" la amenaza de Reino Unido. "Nosotros no somos una colonia británica. Los tiempos de las colonias han terminado" ha dicho Patiño.
Así, ha advertido de que, si las amenaza llegara a materializarse, "sería interpretada por Ecuador como un acto inamistoso, hostil e intolerable y, además, como un atentado a su soberanía, que le obligaría a responder con la mayor contundencia diplomática".
"Una amenaza de estas características es impropia de un país democrático, civilizado y respetuoso con el Derecho, y no puede ni debe volver a repetirse", ha considerado, recordando que las relaciones entre Ecuador y Reino Unido "siempre han sido de cordialidad y amistad".
En este contexto, ha solicitado la convocatoria inmediata de la asamblea general de la Organización de Estados Americanos (OEA) y del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para dar una respuesta común, al considerar que se trata de una situación que afecta a toda la región.
Por otro lado, Patiño ha anunciado que el Gobierno ecuatoriano dará a conocer a las 7.00 horas del jueves en la sede de la Cancillería (14.00 horas en España) su decisión sobre la solicitud de asilo político cursada por el fundador de Wikileaks.
Horas antes, Correa señaló que ya había revisado todos los informes sobre la solicitud de asilo político para decidir "con responsabilidad". Aunque ha rehusado adelantar la respuesta de su Gobierno, ha señalado que siente "simpatía" por Assange y por las autoridades británicas y suecas.
CASO WIKILEAKS
Assange se encuentra en la Embajada de Ecuador en Londres desde el pasado 19 de junio, cuando solicitó asilo político al país andino argumentando que se encuentra en un "estado de indefensión" ante la posibilidad de que las autoridades de Reino Unido y de Suecia le extraditen a Estados Unidos sin que Australia, su país de origen, lo impida.
El fundador de Wikileaks asegura que es víctima de una "persecución política" por parte de Estados Unidos por revelar cientos de miles de documentos clasificados del Departamento de Estado sobre las guerras en Irak y Afganistán y sobre las relaciones diplomáticas con otros países.
El ex magistrado de la Audiencia Nacional de España Baltasar Garzón asumirá la representación legal de Assange para "defenderle de los abusos y las arbitrariedades del sistema internacional" y demostrar que "el proceso secreto que se le sigue en Estados Unidos supone una clara amenaza que vicia cualquier otro proceso, como el que motiva la petición de extradición de Suecia".