Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Egipto, Líbano y Túnez inciden en la seguridad de sus países de cara al turismo

El secretario de Estado de Exteriores muestra el "apoyo" de España a los procesos de cambio político que atraviesan estos países
Los ministros de Turismo de Egipto, Hisham Zaazou, Líbano, Fadi Abboud y Túnez, Jamel Gamra, han incidido este jueves en la "seguridad" que ofrecen sus países a los turistas pese a la situación social y política que atraviesan, y pese a que varios gobiernos internacionales hayan emitido avisos a sus ciudadanos sobre los riesgos que conllevan estos destinos.
En el debate ministerial sobre el futuro del turismo en la región MENA --países de Oriente Próximo y el norte de África-- que se ha celebrado en el marco de Fitur, los ministros de Turismo de Egipto, Líbano y Túnez, junto al de Marruecos, Lahcem Haddad y el director ejecutivo del Patronato de Turismo de Jordania, Abdelrazzaq Arabiyat, han resaltado la importancia que supone este sector en el desarrollo y la economía de la región.
Los ministros han reconocido que la situación de cambios sociopolíticos que está atravesando la zona tras el surgimiento de la Primavera Árabe han afectado de forma negativa al turismo. Por ello, el representante de Egipto ha asegurado que "hay que aprender a vivir" con la situación de continua crisis.
Zaazou ha explicado que en los últimos tres años Egipto ha sufrido un marcado descenso de turistas, que anteriormente dejaban en el país unos ingresos por valor de 12.500 millones de dólares (más de 9.137 millones de euros), el doble de lo que se obtenía con el comercio del canal de Suez.
El ministro de Turismo egipcio también se ha lamentado de la imagen de inseguridad que han dado los medios de comunicación y gobiernos internacionales tras la caída de Mohamed Mursi el pasado mes de julio y la toma de poder del Ejército, que provocó numerosas manifestaciones y enfrentamientos en las calles de El Cairo y otras ciudades.
"Parecía que el país estaba sumido en una guerra civil", ha asegurado Zaazou en referencia a la imagen internacional de la situación política. "Las cosas no siempre son lo que parecen", ha indicado, además de lamentar que "los ciudadanos sólo ven el telediario".
El ministro también ha subrayado que la percepción internacional ante los avisos de sus gobiernos es que "una vez que se hace una advertencia para un sitio parece que es para todo el país, aunque sea en un sólo punto". "Hay que cambiar la imagen y percepción de los países de origen de los turistas", ha asegurado Zaazou.
"SÓLO HABLAN DE LOS ATENTADOS SUICIDAS"
En la misma línea se ha manifestado el ministro de Turismo libanés, que ha bromeado con tener "uno de los trabajos más difíciles del mundo". Abboud ha lamentado que durante los últimos meses los medios de comunicación "sólo hablan de los atentados suicidas" que sufre el país.
"¿Qué imagen se da? Parece que hay un 50 por ciento de posibilidades de vivir si se viaja al país", ha criticado Abboud, que ha asegurado que en este sentido "se exagera" y que "los avisos pesan", en referencia a las advertencias internacionales. "El monte de Líbano es muy seguro", ha asegurado.
Abboud también ha incidido en la necesidad de liberalizar el monopolio del transporte aéreo, asegurando que hay que "romper los monopolios de la región", donde "hablar de 'low cost' es tabú.
UNA CAUSA NACIONAL
Por su parte, el ministro de Turismo tunecino ha reconocido que el país está atravesando momentos "muy duros", aunque se ha mostrado convencido de que "invertir en democracia y libertad" permitirá a Túnez "crecer mejor". "Ahora estamos pagando la inversión", ha afirmado.
Respecto al turismo, Gamra ha destacado que en los últimos años el sector ha ocupado el primer puesto económico del país, frente al tercer puesto que ocupaba en años anteriores. "La población se ha dado cuenta", ha asegurado el ministro, que ha incidido en la importancia de los ciudadanos tunecinos en el desarrollo del turismo.
"Hay que hacer del turismo una causa nacional", ha asegurado Gamra, que ha explicado que el principal objetivo de su Ministerio es el de "movilizar a la población" para que se desarrolle una cultura e identidad propia, se respete el medio ambiente y favorezcan la seguridad de los visitantes.
JORDANIA
Por otro lado, el director general del Patronato de Turismo de Jordania ha lamentado que la situación de conflicto que atraviesa Siria ha afectado al turismo de su país, dando una "falsa percepción". Arabiyat ha asegurado que internacionalmente "se asimila la situación" como si fuese propia del país vecino.
Arabiyat también ha resaltado el problema de los altos precios en los vuelos, ya que no hay ninguna empresa 'low cost' que opere en el país. "Los gobiernos tienen que dejar de pensar como contables para aumentar el turismo", ha asegurado, además de subrayar que este sector "es más importante que la industria del petróleo.
Además, entre las medidas concretas que contempla Jordania para promocionar el turismo, Arabiyat ha explicado que el país aprovechará la existencia de centenares de sitios sagrados para promocionar junto a otros países como Palestina el turismo religioso.
"SIN TRANSPORTE NO HAY DESTINO"
Por último, el ministro de Turismo marroquí se ha mostrado satisfecho por "la gran resistencia en la región pese al contexto difícil", además de subrayar los buenos datos que ha obtenido el país respecto a otros años, con un aumento continuado de la llegada de turistas.
Haddad también ha incidido en la importancia de liberalizar el mercado aéreo, que ha permitido a Marruecos diversificar en líneas 'low cost', regulares y de lujo. "Sin transporte no hay destino", ha recordado el ministro marroquí, que sin embargo ha afirmado que el objetivo principal de la región MENA debe ser "resistir" al abaratamiento excesivo de los viajes.
ESPAÑA
Por su parte, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito, ha subrayado la situación "de prioridad" que tienen para España los países que conforman la región MENA, tanto por el turismo, uno de los principales sectores del país, como su pertenencia al Mediterráneo.
De Benito ha indicado que tanto España como los países de Oriente Próximo y norte de África comparten la "visión compartida de hacer del Mediterráneo un lago de paz, estabilidad y prosperidad". En esta línea, ha mostrado el "apoyo" de España a al proceso de "profundo cambio" político que están atravesando, de los que se ha mostrado convencido generarán "sociedades más justas".
El secretario de Estado de Asuntos Exteriores ha asegurado además que la relación de España es "no sólo de vecindad, sino de interdependencia" respecto a los países de la región MENA. "Su estabilidad y prosperidad son también las nuestras", ha afirmado.
Por otro lado, De Benito ha subrayado la "acción decidida" de "política de vecindad" que ha abordado la Unión Europea para el apoyo político y financiero que "merece" tanto la región como "el momento que atraviesa.