Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Egipto niega que las autoridades sean responsables de casos de desapariciones forzosas

El viceministro del Interior de Egipto, Alí Abdel Mola, ha negado este martes que las autoridades sean responsables de casos de desapariciones forzosas en el país, después de que el Consejo Nacional por los Derechos Humanos cifrara en 331 los casos en los últimos años.
En sus declaraciones, Abdel Mola ha recalcado que "no existe algo como el crimen de desapariciones forzosas en Egipto", agregando que el Gobierno ha recibido el informe del citado organismo, según ha informado el diario egipcio 'Al Ahram'.
Así, ha indicado que "140 casos (de esas desapariciones) siguen en custodia a la espera de juicio, nueve han abandonado el país, nueve han sido liberados y ocho nunca desaparecieron y tienen un lugar de residencia conocido".
"Estamos dispuestos a responder a cualquier pregunta en este sentido, pero quiero recalcar que no hay víctimas de desapariciones forzosas en las prisiones de Egipto", ha remachado.
Por otra parte, se ha referido a las disputas entre el Ministerio del Interior y el Sindicato de Periodistas, recalcando que "la disputa legal debe ser dejada en manos de las autoridades judiciales".
El presidente del sindicato, Yahia Qallash, ha reclamado el cese del ministro del Interior, Magdi Abdel Ghaffar, tras la detención de dos periodistas durante una redada el 1 de mayo en la sede del organismo en la capital, El Cairo.
Los detenidos son Amr Badr, fundador y redactor jefe del portal de noticias Yanair (Enero), y Mahmud el Sakka, quien trabaja para este medio. Ambos fueron figuras de la revolución que acabó con el régimen de Hosni Mubarak en 2011 y del movimiento Tamarod, que encabezó las protestas que llevaron al derrocamiento del presidente electo Mohamed Mursi en un golpe de Estado en 2013.
La Fiscalía había emitido órdenes de arresto contra ambos periodistas por varios cargos, entre ellos "difundir rumores sobre las islas de Tiran y Sanafir", tal y como ha desvelado el propio Qallash.