Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ejecutado un hombre que mantuvo a seis mujeres como esclavas sexuales y mató a dos de ellas

Un hombre del centro de China que mantuvo a seis mujeres retenidas como esclavas sexuales en un sótano y que mató a dos de ellas ha sido ejecutado este martes, según ha informado la agencia oficial china Xinhua.
Li Hao, de 36 años, había sido condenado por asesinato, violación, detención ilegal, prostitución organizada y fabricar material pornográfico para su beneficio, por lo que fue condenado a muerte, privado de sus derechos políticos de por vida y multado con 10.000 yuanes (unos 1.220,5 euros) por un tribunal en noviembre de 2012.
Un tribunal superior de la provincia de Henan ratificó la sentencia, tras el veredicto de Li, y la condena a muerte fue aprobada por el Tribunal Supremo del Pueblo.
De acuerdo con Xinhua, fue el propio Li el que excavó en agosto de 2009 la mazmorra donde mantuvo retenidas a las mujeres, que pasaron secuestradas entre dos y 21 meses. Durante ese tiempo, violó de forma repetida a todas ellas, las obligó a aparecer de forma obscena en espectáculos 'online' y les obligó a mantener sexo con clientes entre agosto y septiembre de 2011.
Finalmente, una de las mujeres consiguió huir y alertar a la Policía. Durante el proceso, tres de las mujeres retenidas fueron declaradas culpables de asesinato, tras haber matado por orden de Li a dos de las mujeres, si bien recibieron penas menores --una de ellas, la autora material, fue condenada a tres años y las otras dos fueron puestas en libertad condicional--.
Según la Policía, Li obró de este modo para ganar dinero al obligar a las mujeres a prostituirse. Todas ellas trabajaban en karaokes, peluquerías o establecimientos de masajes antes de ser retenidas por el hombre, que estaba casado y tenía un hijo de 8 meses cuando fue detenido en septiembre de 2011.