Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército egipcio mata a 16 milicianos de Ansar Bayt al Maqdis en la península del Sinaí

El Ejército egipcio ha matado este martes a 16 milicianos del grupo yihadista Ansar Bayt al Maqdis en el marco de sus operaciones para desalojar a los grupos de milicianos asentados en la península del Sinaí, ha informado el diario estatal 'Al Ahram'.
En las ofensivas lanzadas al sur de las localidades de Sheij Zuweid y Rafá, en el norte del Sinaí, el Ejército ha matado a 16 milicianos, ha dejado heridos a otros seis y ha arrestado a cuatro miembros de este grupo terrorista, que ha reivindicado la autoría de varios de los últimos ataques sufridos por la Policía y el Ejército.
Ansar Bayt al Maqdis ha prometido atentar contra las fuerzas de seguridad egipcias durante la celebración del Eid, la fiesta del sacrificio, que termina este martes. Un vídeo publicado el pasado domingo en foros yihadistas en Internet sostiene que este grupo yihadista ha decapitado a tres personas y ejecutó a disparos a una cuarta persona por "colaborar" con el servicio secreto israelí, el Mossad, y con el Ejército egipcio.
El grupo terrorista había publicado con anterioridad un vídeo en el que decapitaba a cuatro personas en agosto por considerar que habían sido las que proporcionaron información a Israel para un ataque de uno de sus vehículos no tripulados que mató a tres de sus milicianos un mes antes.
Varios residentes de la península del Sinaí encontraron en septiembre los cuerpos de varios hombres que habían sido decapitados. En las últimas fechas han aumentado las especulaciones sobre la posibilidad de que el Estado Islámico tenga vínculos con estos grupos de milicianos.
El Estado Islámico ha emplazado a Ansar Bayt al Maqdis a mantener sus ataques contra las fuerzas de seguridad egipcias. El Ejército egipcio mató la semana pasada a uno de los principales comandantes de este grupo yihadista en el norte del Sinaí, cerca de la localidad fronteriza de Rafá. Desde agosto de 2013, los milicianos islamistas han atacado cientos de objetivos de la Policía y del Ejército.