Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército de Camerún mata a ocho presuntos miembros de Boko Haram que se hacían pasar por refugiados

El Ejército de Camerún mató el martes a ocho presuntos miembros de la secta islamista nigeriana Boko Haram que intentaron entrar al país haciéndose pasar por refugiados, incidente en el que murieron además varios civiles, según ha informado la emisora Voice of America.
Haman Dandama, residente de la localidad camerunesa de Amchide, ha indicado que el tiroteo tuvo lugar cuando los presuntos miembros de Boko Haram abrieron fuego contra un vehículo militar camerunés que patrullaba un campamento de refugiados. En base a estas informaciones, en los enfrentamientos murieron varios refugiados nigerianos y civiles cameruneses.
El gobernador de la Región del Extremo Norte, Midjiyawa Bakari, ha acusado a Boko Haram del ataque y ha subrayado que "la situación está bajo control", explicando que el Gobierno ha enviado tropas de refuerzo a la zona.
Por su parte, el portavoz del Ejército de Camerún, Didier Badjeck, ha indicado que los refugiados nigerianos están a salvo en el país, si bien ha agregado que deben de permanecer vigilantes, ya que "Camerún hace frente a un enemigo desconocido".
Asimismo, ha dicho que la inseguridad ha aumentado en la zona fronteriza desde que se declaró la guerra a Boko Haram y ha advertido al grupo extremista de que nunca será capaz de superar a sus fuerzas.
Boko Haram, que lleva cinco años combatiendo por la implantación de un estado islámico en la zona, ha pasado de actuar con bombas, enfrentamientos y secuestros a intentar conquistar el territorio. En su último vídeo, el líder del grupo, Abubakar Shekau, declaraba "territorio islámico" la zona que controla cerca de Camerún.
Sin embargo, el avance territorial de Boko Haram ha permitido a las fuerzas de seguridad nigerianas, respaldadas por los aviones de combate, atacar las posiciones del grupo con más facilidad. Según el Ejército, en las últimas dos semanas han causado importantes bajas a los islamistas.