Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército de Egipto lanza una nueva operación de seguridad en el norte de la península del Sinaí

El Ejército de Egipto ha anunciado este miércoles el inicio de una operación de seguridad en el norte del Sinaí, apenas dos días después de la muerte de cinco policías en un doble atentado con bomba en la localidad de Al Arish.
El portavoz del Ejército, Tamer al Refai, ha afirmado que en la misma han sido destruidos cuatro todoterrenos y dos posiciones utilizadas por milicianos islamistas, así como dos almacenes de explosivos.
Asimismo, ha subrayado que durante la operación ha sido destruida una barca que intentaba alejarse de la costa, afirmando que sus ocupantes han muerto, sin dar más detalles al respecto, según ha informado el diario local 'Al Masry al Youm'.
Por el momento ningún grupo ha reivindicado la autoría del doble atentado del lunes, pero en la zona opera Provincia del Sinaí, filial del grupo yihadista Estado Islámico. Hasta noviembre de 2014 el grupo era conocido como Ansar Bait al Maqdis, Seguidores de la Casa Sagrada.
Ansar Bait al Maqdis inició sus operaciones en la península del Sinaí en 2011, tras el levantamiento popular contra Hosni Mubarak, e incrementó sus operaciones en 2013, después del derrocamiento de Mohamed Mursi.
A principios de julio, el Parlamento aprobó extender el estado de emergencia a nivel nacional durante un periodo de tres meses.
El Ejército de Egipto anunció el 16 de octubre el inicio de una nueva ofensiva a gran escala contra "elementos terroristas" en el norte y el centro de la península del Sinaí.
Se trata de la segunda campaña lanzada por el Ejército desde la 'Operación Derecho del Mártir', que arrancó en septiembre de 2015 con el objetivo declarado de acabar con la insurgencia en la península.
Cientos de policías, militares y milicianos han muerto en los dos últimos años de insurgencia islamista en Egipto, principalmente en la región del Sinaí.