Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército de Israel asegura que las conversaciones con la AP no son de carácter político

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), Gadi Eisenkot, ha asegurado este martes que las conversaciones con las autoridades palestinas son de carácter operativo, no de carácter político.
"El objetivo de las discusiones es fortalecer la efectividad de la seguridad regional al tiempo que se examina la posibilidad de reducir el número de incursiones de las FDI en la Zona A", ha dicho, según ha informado el diario israelí 'Yedioth Ahronoth'.
"Las discusiones fueron preliminares y las FDI ni siquiera están ahora en la Zona A de forma permanente, sólo entran para objetivos operazonales", ha afirmado, recalcando que "no se trata de una idea nueva".
Eisenkot se ha pronunciado a raíz de unas informaciones publicadas el lunes por el diario israelí 'Haaretz', que desveló que Israel y las autoridades palestinas mantenían conversaciones secretas para renovar el control de seguridad por parte de la Autoridad Palestina sobre la Zona A.
Según las informaciones del citado diario, Israel habría propuesto que Ramala y Jericó sean las primeras ciudades de las que se retire el Ejército, y, en caso de éxito, la medida sería aplicada en otras ciudades cisjordanas.
La Zona A supone cerca de un tres por ciento del territorio y está bajo control administrativo y de seguridad de la Autoridad Palestina, y, pese a que teóricamente las fuerzas israelíes no pueden operar en la zona, lo hacen con relativa frecuencia.
Los Territorios Palestinos Ocupados están compuestos por otras dos zonas: la B, que supone cerca del 30 por ciento y está integrada por los pueblos y alrededores de la Zona A, bajo control administrativo palestino y control de seguridad israelí; y la Zona C, totalmente bajo control israelí.
Los ministros de Inmigración y Educación de Israel, Zeev Elkin y Naftali Bennet, respectivamente, ya han rechazado cualquier intento de traspaso de responsabilidades de seguridad a las fuerzas palestinas.
"Los miembros del gabinete de seguridad no sabíamos esto, y personalmente me opongo totalmente a la idea. En medio de la niebla de terror que nos rodea, traspasar responsabilidades a los palestinos es algo muy problemático", ha dicho Elkin.
Desde octubre alrededor de 190 palestinos han fallecido, la mayoría tras intentar atropellar o apuñalar a israelíes, y 30 israelíes han fallecido en ataques perpetrados por palestinos en el marco de la violencia desatada por las restricciones de acceso a la Explanada de las Mezquitas.