Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército de Tailandia advierte que restablecerá el orden en Bangkok con todos los medios

Los enfrentamientos han dejado dos víctimas mortales. Vídeo:Informativos Telecincotelecinco.es
"Restableceremos el orden con todos los medios". El comunicado de el Ejército tailandés es claro sobre cómo controlará la situación en Bangkok, donde rige el estado de emergencia. Las tropas tailandesas han cargado contra los manifestantes antigubernamentales en varios lugares de Bangkok, donde al menos 103 personas resultaron heridas y dos muertas. El Gobierno de Tailandia ha reiterado que no dejará el poder. Los soldados han empleado gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes, que respondieron lanzando cócteles Molotov. El Ministerio de Exteriores, por su parte, ha recomendado no viajar al país.
Unos 400 soldados emplearon gas lacrimógeno y disparos al aire para dispersar a entre 100 y 300 activistas, que respondieron con tiros y cócteles Molotov e intentaron lanzar neumáticos y un coche en llamas contra los militares, según los servicios de emergencia.
Los hechos ocurrieron en el concurrido cruce de Din Daeng, donde inicialmente las fuerzas de seguridad afirmaron que se habían enfrentado a miles de opositores, mientras el Ejército aseguró que intentó dialogar antes de emplear la fuerza.
A la muerte de un civil, de 50 años de edad, se sumó poco después la de un chico de 19 años, ambos víctimas de los disparos efectuados con pistolas por un grupo de manifestantes contra vecinos del barrio de Nang Lergn, próximo a la sede Gobierno, que criticaban sus acciones, ha indicado el ministro adjunto a la jefatura del Gobierno, Sathit Wongnongtoey. Por otra parte, el Gobierno  ha anunciado la detención de un número indeterminado de manifestantes, sin revelar más detalles por razones de seguridad. La Policía tiene orden de detener a todos los líderes de las protestas, y el principal cabecilla, Arisman Poongruengrong, fue arrestado el domingo por la mañana.
El primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, ha pedido a los manifestantes, a través de un discurso televisado, que cesen las protestas y que abandonen las calles para poder restablecer el orden eb Bangkok. Además ha reiterado que no abandonará el Gobierno, y por el contrario, adoptará medidas para garantizar la seguridad en la ciudad. 
Continúan las concentraciones
Unos 30.000 activistas repartidos por toda la ciudad siguen bloqueando intersecciones y concentrados delante de delante de edificios oficiales, donde algunos vehículos policiales han sido abandonados. Varios cientos de manifestantes están formando una cadena humana alrededor del palacio gubernamental para que el Ejército no pueda abortar la manifestación que tienen previsto celebrar esta tarde.
El Ejecutivo tailandés sacó sus tropas a las calles de Bangkok la noche pasada para hacer cumplir la medida de emergencia decretada un día después de que las protestas obligaran a cancelar una cumbre de líderes asiáticos en Pattaya.
Estado de excepción
El estado de excepción está en vigor en la capital y cinco provincias de los alrededores. A lo largo de las últimas horas, unidades de las Fuerzas Armadas han sido desplegadas por toda la zona metropolitana y partes de la periferia, y han cerrado a cal y canta todos los accesos que llevan al Palacio Real.
Los militantes antigubernamentales son los llamados "camisas rojas" del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura, plataforma política de Thaksin Shinawatra, depuesto ex primer ministro y prófugo de la justicia tailandesa. Mientras el Frente llama a todos sus seguidores a salir a las calles para forzar la caída del Gobierno, éste recuerda que hará uso de todos los supuestos del estado de excepción para restablecer el orden.