Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército no detendrá su operación en el Sinaí "hasta que se aplaste toda actividad terrorista"

El Ejército de Egipto no detendrá la 'Operación Águila', lanzada en la madrugada del miércoles con el objetivo de asegurar puntos vitales de la península del Sinaí ante los últimos ataques por parte de grupos armados, "hasta que se aplaste toda actividad terrorista y criminal" en la zona, según fuentes militares.
Estas fuentes han subrayado que el Ejército está utilizando diversos tipos de armamento en la operación, incluyendo aviones de guerra y artillería pesada, para tener éxito en la misión, según ha informado el diario egipcio 'Al Ahram'. "Los líderes de los aparatos de seguridad han formado un comité para ejecutar y supervisar la operación", han agregado.
Este mismo miércoles, las Fuerzas Armadas egipcias han solicitado a los residentes de las tribus beduinas del Sinaí que ayuden a las fuerzas de seguridad a restaurar la calma, después de que el Ministerio de Interior confirmara que los puestos de control de Al Risa, Mahager, El Safa, El Maasaia y El Maghala fueron atacados a última hora del martes por hombres armados.
En los incidentes registrados en la noche del martes resultó herido un residente de la localidad de Al Arish tras quedar atrapado en el intercambio de fuego entre atacantes y fuerzas de seguridad cerca del puesto de control de Al Risa. Los tiroteos se extendieron durante las primeras horas de la madrugada, antes de que el Ejército pusiera en marcha la operación para retomar el control en la zona.
La respuesta de las fuerzas de seguridad se ha producido apenas días después del ataque ejecutado el domingo contra una comisaría egipcia en el Sinaí en el que murieron 16 soldados y el posterior intento de infiltración en la frontera israelí. En respuesta al incidente, el presidente de Egipto, Mohamed Mursi, ha cesado al gobernador de la región de Sinaí del Norte y ha nombrado a un nuevo jefe de los servicios de Inteligencia, según ha anunciado un portavoz de la presidencia, Yasir Ali.
Mursi ha revelado estos cambios tras un encuentro de la cúpula de seguridad en el que ha participado el jefe de las Fuerzas Armadas y ministro de Defensa, Mohamed Husein Tantawi, así como el primer ministro y el ministro del Interior. Alí ha atribuido las sustituciones a que el país atraviesa una fase crítica en la que se hace necesario proteger "la revolución y la voluntad de los egipcios".