Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército paquistaní bombardea los campos de entrenamiento en los feudos talibanes

En la imagen de ayer, un hombre observa los restos de una casa destuida en Mingora, Swat (Pakistán). EFEtelecinco.es
El Ejército paquistaní lanzó hoy bombardeos aéreos contra campos de entrenamiento y depósitos de armas en dos zonas consideradas bastiones del líder de los talibanes en el país, Baitulá Mehsud, informó el mando militar.
En un comunicado, el Ejército aseguró haber atacado "complejos de entrenamiento de terroristas y almacenes de armamento" en las zonas de Ladha y Makeen, de la región tribal de Waziristán del Sur, fronteriza con Afganistán.
La comandancia paquistaní no precisó si las ofensivas causaron víctimas en el bando insurgente, pero el canal privado "Geo TV", que no identificó su fuente, informó de la muerte de nueve integristas como consecuencia de estas acciones.
Es la primera vez que el mando militar reconoce bombardeos contra refugios de los insurgentes en Waziristán del Sur desde que hace dos semanas las autoridades anunciasen una operación en esa demarcación.
De acuerdo con la versión militar, la ofensiva contra Mehsud se halla de momento en "fase preparatoria".
No obstante, las ofensivas aéreas han sido constantes durante los últimos días en la zona, donde también se han registrado ataques con misiles de aviones estadounidenses no tripulados en zonas bajo control de los insurgentes.
Fuentes de inteligencia y analistas consultados por Efe aseguran que la estrategia militar en Waziristán implica colaborar con EEUU, crear divisiones en la tribu Mehsud, recurrir a bombardeos aéreos y artillería pesada y tomar el control de carreteras importantes para aislar a los insurgentes.
Algunas expertos consideran que la operación a gran escala contra Mehsud no se iniciará hasta que el Ejército haya concluido la ofensiva que lleva a cabo en el valle de Swat y otros distritos septentrionales, que se halla en su "fase final".
Más de 1.600 integristas y un centenar de soldados han muerto como consecuencia de la operación en Swat, según cálculos militares que no incluyen víctimas civiles y carecen de comprobación independiente.
Las ofensivas del Ejército llevadas a cabo desde 2008 en el noroeste de Pakistán han causado el éxodo de más de 1,9 millones de personas, 45.000 de ellas de Waziristán, de acuerdo con datos provisionales del Gobierno y la ONU.