Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército paquistaní contrarresta un ataque talibán y mata a 16 insurgentes

El Ejército paquistaní contrarrestó hoy un ataque de la insurgencia talibán en un región tribal fronteriza con Afganistán y mató a 16 insurgentes, al tiempo que las tropas continuaron con su avance en otras demarcaciones septentrionales próximas a Islamabad.
Decenas de insurgentes atacaron hoy un puesto de control de la guardia de fronteras en la región tribal de Mohmand, tras lo cual se iniciaron enfrentamientos que originaron la muerte de dos soldados y 16 talibanes, según una fuente militar citada por la cadena privada "Dawn".
En esta demarcación, el Ejército lanzó una operación el verano pasado que se ha cobrado ya la vida de unos 300 insurgentes.
Las fuerzas de seguridad continuaron además con su ofensiva en el distrito norteño de Buner, a unos cien kilómetros de Islamabad.
Las tropas, que días atrás recuperaron la capital, Daggar, aseguraron hoy el paso estratégico de Ambela, en el sur de la demarcación, y el principal bazar de la zona, Sawari, aunque los talibanes aún tienen fuerte presencia en algunas áreas y mantienen como rehenes a varios miembros de la guardia de fronteras, según distintos medios.
El reciente avance talibán desde el conflictivo valle de Swat a demarcaciones vecinas como Buner, Dir o Shangla suscitó preocupación tanto en la clase política paquistaní como en la comunidad internacional, en especial en EEUU.
Su expansión ha puesto además en tela de juicio un controvertido acuerdo de paz firmado entre las autoridades de la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP) y la insurgencia talibán que supone la aplicación de la "sharía" (ley islámica) en todos estos distritos a cambio de la pacificación del valle, en conflicto desde verano de 2007.
El Ejército inició operaciones en los últimos días tanto en Dir como en Buner y ha acusado a los talibanes de violar el acuerdo.
El Ejecutivo provincial y un grupo islamista que actúa como mediador se reunieron ayer para intentar retomar el diálogo, suspendido a raíz de las ofensivas militares.
No obstante, varios medios paquistaníes informaron hoy de que algunas tropas comenzaron a tomar posiciones también en el distrito de Shangla, ocupado por algunas decenas de talibanes, e incluso en el área de Khawazakhela de Swat, bastión de los insurgentes en el valle, donde en teoría prevalece una tregua.