Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército toma el reducto de los yihadistas en Bab al Tabané, en Trípoli

Fuerzas especiales del Ejército libanés han tomado este lunes con el apoyo de helicópteros de combate la principal sede de las milicias yihadistas suníes de Trípoli, en el que supone el cuarto día consecutivo de enfrentamientos que se han cobrado la vida de 42 personas y han dejado al menos 15 heridos, según ha informado el periódico 'The Daily Star' citando fuentes militares. Entre los muertos hay al menos 23 milicianos, 11 militares y 8 civiles.
El edificio tomado es la Mezquita de Abdulá bin Masud, desde donde Shadi Maulaui y su socio Usama Mansur dirigía, a las milicias yihadistas de la ciudad, la segunda más poblada de Líbano. Ambos están considerados como afines a la filial de Al Qaeda en Siria, el Frente al Nusra.
Sin embargo, los militares hallaron la mezquita vacía y creen que se los milicianos se han ocultado entre la población tras afeitarse la barba y vestirse de civiles. En cualquier caso, han logrado detener a 42 sospechosos.
Antes de la toma de la mezquita, ya se produjeron nuevos incidentes, como el lanzamiento de una granada de mano contra una comisaría del barrio de Mina, en Trípoli, que no ha causado víctimas mortales. Tres vehículos resultaron dañados.
Oficialmente, el Ejército ha instado a los milicianos "restos de los grupos armados en fuga" a entregarse a los militares o, de lo contrario, ser perseguidos.
Precisamente, el Frente al Nusra había amenazado con ejecutar esta madrugada a las 7.00 horas a un militar que mantiene secuestrado, Alí Bazzal, si el Ejército no desistía en su ofensiva sobre Trípoli, pero por el momento no hay noticias sobre su situación.