Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desactivadas dos bombas de fabricación artesanal en el metro de El Cairo

Un policía ha muerto en los enfrentamientos que se han desatado entre las fuerzas de seguridad egipcias y grupos armados a la altura del distrito de Kerdasah, ubicado en las afueras de El Cairo.  A su vez, Los artificieros egipcios han desactivado dos bombas de fabricación artesanal que habían sido colocadas en el metro de la capital, El Cairo, según ha informado la agencia estatal de noticias, MENA.

Al parecer, los combates han estallado cuando los efectivos han irrumpido en Kerdasah para arrestar a varios sospechosos de atacar comisarías de Policía y matar a 11 agentes durante los disturbios que siguieron a la caída del Gobierno de Mohamed Mursi.
La presencia de las fuerzas de seguridad, a las que no se les había permitido entrar en Kerdasah desde el golpe de Estado, ha dado lugar a un fuerte enfrentamiento con tiroteos y gases lacrimógenos.
La televisión estatal ha asegurado que, tras apenas una hora, las fuerzas de seguridad han conseguido hacerse con el control de Kerdasah y que, para mantenerlo, han impuesto un toque de queda.
Kerdasah, ubicada a 14 kilómetros del centro de El Cairo y conocida mundialmente por su industria de telas sofisticadas, es uno de los bastiones islamistas que rodean la capital egipcia y, por tanto, de apoyo a Mursi.
"No confiamos en ellas (las autoridades interinas). Sabemos que vendrán a detener a gente que conocemos y respetamos, a la que acusan de la violencia que han provocado extranjeros, no nuestros respetables 'seijs'", ha dicho a Reuters Ahmed Aly, un residente.
Egipto está sumido en una crisis política desde el pasado 3 de julio, cuando las Fuerzas Armadas derrocaron a Mursi, apoyándose en las multitudinarias manifestaciones contra el giro islamista de su Gobierno. Desde entonces, está en paradero desconocido.
La Fiscalía ha acusado a Mursi y a otras 14 personas de incitar al asesinato y a actos de violencia por las protestas de diciembre de 2012, alegando que movilizaron a simpatizantes de Hermanos Musulmanes para que atacaran a los manifestantes antigubernamentales
Además, Mursi está acusado de insultar a la Judicatura y está siendo investigado por colaborar con la facción palestina Hamás y con el partido-milicia chií libanés Hezbolá y por su fuga de la prisión de Wadi el Natroun durante las revueltas contra el régimen de Hosni Mubarak.