Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los alemanes votan en unos comicios con Angela Merkel como favorita

Ya se han abierto las urnas de las elecciones alemanas en las que la canciller Angela Merkel parte con la certeza de que será reelegida para un tercer mandato pero con la incertidumbre de qué partido acompañará a su Unión Cristiano Demócrata (CDU) en los próximos cuatro años al frente de la principal economía de la UE.

Los últimos sondeos publicados esta semana dan a la CDU y su formación hermana bávara, la Unión Cristiano Social (CSU), en torno al 40 por ciento de los votos, mientras que su actual socio de coalición, el Partido Liberal Demócrata (FDP), se quedaría en torno al 5 por ciento, el respaldo mínimo en Alemania para conseguir acceder al Bundestag.
Por su parte, el Partido Social Demócrata (SPD) se haría con entre el 26 y el 27 por ciento y su aliado tradicional, los Verdes, obtendría entre un 9 y un 10 por ciento, un porcentaje similar a La Izquierda, formación nacida antes de las anteriores elecciones. Además, el nuevo partido euroescéptico Alternativa para Alemania (AfD) también superaría el umbral del 5 por ciento y conseguiría representación parlamentaria.
Estos resultados arrojarían un empate técnico entre el centro-derecha y el centro-izquierda, si bien el candidato del SPD, Peer Steinbrueck, ha dejado claro que no gobernará en una coalición en la que también esté La Izquierda.
No obstante, aunque Merkel consiga reeditar su coalición en las elecciones, ésta gozará de un respaldo menor al que obtuvo en los comicios de 2009. La canciller tendría una exigua mayoría en el Bundestag, mientras que la Cámara Alta, el Bundesrat, estaría controlada por la izquierda, lo que la obligaría a tener que pactar con la oposición seguramente en ambas cámaras.
Los expertos temen también que en esta coalición reeditada los euroescépticos en las filas tanto de la CDU como del FDP cobren protagonismo, impulsados también por la más que probable presencia del AfD en el Bundestag, lo que podría afectar a la posición alemana ante la crisis en la zona euro.
Gran coalición
Si la canciller quiere gozar de un colchón más cómodo en el que ampararse, entonces, debería reeditar la 'gran coalición' con el SPD que gobernó el país entre 2005-2009 y que funcionó entonces bastante bien. No obstante, los expertos advierten de que la situación no será ahora igual de cómoda, ya que no todos los pesos pesados dentro del SPD son partidarios de esta 'gran coalición'.
Merkel mantiene una tensa relación con el presidente del SPD, Sigmar Gabriel, quien sin embargo parece ser el único dirigente del partido dispuesto a servir bajo las directrices de la canciller. Steinbrueck ha dado a entender que no ocupará un puesto en el ejecutivo, mientras que el exministro Frank-Walter Steinmeier, que lideraba el SPD en la anterior coalición, parece más interesado en seguir siendo el líder de su partido en el Bundestag.
La ministra principal del estado de Renania del Norte-Westfalia, Hannelore Kraft, a la que se ve como favorita para ser la candidata a canciller en 2017, también ha manifestado que no está interesada en unirse a un gobierno comandado por Merkel.
Además, tal como ha reconocido un asesor de la canciller a Reuters, existe el riesgo más que probable de que el SPD opte por abandonar la 'gran coalición' antes de que concluyan los cuatro años de mandato y trate de forzar elecciones anticipadas si cree que tiene opciones de obtener la mayoría. "Siempre habrá la opción y la tentación de que el SPD intente encontrar una mayoría sin Merkel", ha admitido.
Llegado el caso, los expertos vaticinan unas negociaciones para la formación de la coalición de gobierno que podrían demorarse hasta dos meses. "Serán las negociaciones de coalición más difíciles hasta la fecha", ha subrayado Frank Decker, politólogo de la Universidad de Bonn, a Reuters.